Salud y Sexualidad

Bruxismo: Apretar y rechinar los dientes

Al igual que sucede cuando se aprietan los dientes, el hecho de hacerlos rechinar puede llevar a que se presente dolor mandibular, insomnio, mal humor matinal

Muchos de nosotros nos hemos quejado que cuando nos levantamos por la mañana sentimos malestar al abrir la boca, con una sensación de cansancio en toda el área cercana al oído. Es posible que estemos frente a un caso de bruxismo.
El bruxismo es una afección que consiste en hacer rechinar o apretar los dientes. El término apretar significa juntar fuertemente los dientes superiores y los inferiores, especialmente los molares.
Este hecho de apretar los dientes ejerce presión sobre los músculos, los tejidos y otras estructuras que rodean la mandíbula que pueden provocar dolor de cabeza, dolor de oído y fatiga muscular, entre otras cosas.
La acción de hacer rechinar significa deslizar o frotar los dientes de adelante hacia atrás uno sobre el otro, lo cual puede desgastarlos.

Acción perturbadora
Esta acción puede ser tan ruidosa en las noches que perturba a los compañeros que están durmiendo cerca. Al igual que sucede cuando se aprietan los dientes, el hecho de hacerlos rechinar puede llevar a que se presente dolor mandibular, insomnio, mal humor matinal.
Las personas pueden apretar y rechinar los dientes de una manera inconsciente tanto durante el día como durante la noche, aunque el mayor problema puede ser el bruxismo nocturno, ya que es más difícil de controlar porque no somos capaces de escucharnos durante las horas de sueño.
No se ha llegado a un acuerdo sobre la causa exacta del bruxismo, pero en muchas personas el agente desencadenante puede ser el estrés durante el día. Algunas personas pueden que aprietan sus dientes y no sentir nunca los síntomas.
El hecho de si el bruxismo causa dolor y otros problemas puede contener una mezcla complicada de factores: el nivel de estrés que se experimente, la fuerza y duración del hábito de apretar y rechinar los dientes, si los dientes están desalineados, la postura, la capacidad de relajación, la dieta, los hábitos al dormir y otros factores. En cada persona probablemente es diferente.

Tratamiento
Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el comportamiento de rechinar los dientes lo más que se pueda.
Para ayudar a aliviar el dolor se pueden tomar muchas medidas de cuidados personales en casa, como por ejemplo:
Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día, para que de esta manera la relajación facial se convierta en un hábito. Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos que pueden referir el dolor a lo largo de la cabeza y la cara. Y principalmente dormir bien.
Para evitar daño a los dientes, se han utilizado aparatos o protectores para la boca, en el tratamiento tanto del hecho de rechinar y apretar de los dientes como de los trastornos de la articulación temporomandibular. La férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión que se ejerce cuando se rechinan.

Dra. Georgina Soza G.
Email: gsoza22@hotmail.com
Telf: 2773099
Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001413.htm