Salud y Sexualidad

La infertilidad

En medicina natural se entiende que todo el cuerpo trabaja coordinado, por tanto, no sólo debemos restablecer los órganos sexuales o con disfunciones, también todos los sistemas corporales

La infertilidad tanto en la mujer como en el hombre tiene causas de diferente tipo y todas deben ser analizadas profesionalmente y con calma, ya que se dan interpretaciones desde muy populares y mágicas, hasta complejas teorías médicas.
En la mujer, la principal señal es que lleva una vida sexual activa y no sale embarazada. Esto puede deberse a defectos en la ovulación, obstrucción en las trompas de Falopio, endometriosis, fibromas uterinos, alergia al semen, enfermedades de transmisión sexual, estrés y traumas por abusos. Además, la mujer, iniciando los treinta años, puede tener algunas dificultades para salir embarazada.
En el hombre debe examinarse la producción espermática o anomalías físicas, trastornos endocrinos, alcoholismo y drogadicción, enfermedades crónicas, la dilatación varicosa del cordón espermático o problemas sicológicos.
La escasa producción de semen es la causa más notoria de la infertilidad masculina que se agrava sobre todo por la ingesta indiscriminada de Ranitidina, que se asocia, también, con la impotencia y que muchas personas toman para problemas gástricos. Para el hombre y la mujer hay riesgos cuando por alguna razón reciben tratamientos por radiación, sufren de intensa fatiga, laboran en centros de trabajo riesgosos o donde se manipulan técnicas de imagenología.

Alternativas
Los problemas de infertilidad en algunos casos pueden solucionarse con técnicas quirúrgicas, inseminación e implantación de óvulos, entre otros métodos.
La medicina natural, que por siglos caminó y camina en estos procesos vitales de la familia y la sociedad, también aporta sus recomendaciones al respecto. Así, hay plantas, técnicas, terapias y procedimientos, sobre todo en la medicina oriental, que facilitan la estimulación de la libido, las glándulas endocrinas y la activación de las energías para que el cuerpo ejerza una de las funciones más grandes de la humanidad, como es la reproducción.
En medicina natural se entiende que todo el cuerpo trabaja coordinado, por tanto, no sólo debemos restablecer los órganos sexuales o con disfunciones, sino que todos los sistemas: el circulatorio, el nervioso, el endocrino, el digestivo, entre otros.
Por otro lado, debe hacerse un balance de lo físico, emocional y espiritual. Una vez reordenados estos aspectos, o simultáneamente, se recomienda una alimentación natural y sana; relaciones sexuales plenas y relaciones humanas e interfamiliares con cariño y tolerancia.
En cuanto a plantas, se recomiendan Damiana, Ginseng, Zarazaparrilla, raíz de Palmeto, Don quia, Gotu Kola, entre otras que pueden ayudar.
Sin embargo, lo primero es estar seguro del origen del mal, así que lo más aconsejable es que se visite a un especialista en medicina natural u hospitalaria. Se recomienda no hacer ejercicios muy fatigosos, se debe dejar el alcohol, el tabaco, las drogas y las comidas y bebidas artificiales.
Asimismo, es necesario revisar las medicinas que por orden médica o automedicación toma, pues algunas inhiben la ovulación o la producción de esperma. Es excelente en la alimentación el polen de las abejas, la miel y la jalea real. Los asmáticos y alérgicos deben hacerse una prueba antes de usar estos productos apícolas.
Algunas veces, la contaminación con arsénico, plomo y otros metales pesados influye mucho en este tipo de problemas. La acupuntura, técnicas de energía, oración, relajación y yoga son excelentes medios para equilibrar a las personas y optimizar todas sus capacidades.

TOME NOTA
La Clínica de Terapias Naturales le ofrece consulta médica naturista y de acupuntura, masajes y sauna; regulación de peso, orientación personal y energías; medicinas y productos naturales. Antiguo Cine Rex, 75 v al lago, mano derecha. Tel. 244 2888 / 861 7881. E-mail: terapiasnat@yahoo.com