Salud y Sexualidad

El chequeo ginecológico

Ese sentimiento de vergüenza y pudor respecto al sexo o la desnudez, además de opiniones mal infundadas, hacen que las mujeres le resten importancia a la consulta

Colaboradora

Para que su cuerpo coseche salud y belleza en mayo, mes de la fertilidad y de acción por la salud de la mujer, no se olvide asistir a su cita. La consulta ginecológica debe figurar en su agenda.
Dispóngase al ritual de la consulta como una forma de mimar su cuerpo y anímese a realizarse el chequeo ginecológico que le ayudará a despejar su mente del stress, los agobios y las tensiones diarias.

Abajo los tabúes
Es un desafío muy importante que la mujer debe asumir para un buen encuentro con su salud y estar radiante y más bella.
En ocasiones no se acude a la consulta porque existe miedo y vergüenza de que un ginecólogo examine los senos y genitales. Pero en este campo las especialistas tienen el don de la conversación sin tabúes para este menester, para crear hábitos sexuales saludables y responsables.
Para la doctora Fabiola González, Coordinadora de monitoreo y calidad de Ixchen, ese sentimiento de vergüenza y pudor respecto al sexo o la desnudez, además de opiniones mal infundadas, hacen que las mujeres le resten importancia a la consulta y expongan sus vidas ante padecimientos prevenibles como el Cáncer Cérvico Uterino, que afecta a las mujeres nicaragüenses.

Al grano con la consulta
La consulta debe realizarse después de la primera menstruación y deben ser periódicas de por vida, aunque aún no tenga relaciones sexuales.
En la consulta, la especialista realiza algunas preguntas cómo: ¿Cuándo le vino la regla por primera vez?, ¿le baja cada mes o no?, ¿a qué edad empezó a tener relaciones sexuales?, ¿número de compañeros sexuales que ha tenido?, ¿usa algún método anticonceptivo?, entre otras.
Estas preguntas resultan incómodas por ser muy íntimas o personales, sin embargo no es intromisión en su vida privada. Las respuestas ayudan a la doctora a formular un diagnóstico acertado y enviarle el tratamiento adecuado.
Del chequeo ginecológico depende que pueda concebir sanamente a sus hijos y tener una vida sexual placentera y saludable.
No hay motivo para sentirse incómoda o nerviosa.