Salud y Sexualidad

El pecado de ser joven, negra y pobre

Son las que más mueren al recurrir al aborto clandestino

Jóvenes negras, sin recursos y de las regiones más pobres de Brasil son las principales víctimas de las muertes maternas provocadas por los abortos clandestinos (realizados en condiciones inseguras), denunció una organización no gubernamental.
La organización Ipas, que realizó junto a la Universidad del Estado de Río de Janeiro una investigación sobre estas muertes encomendada por el Ministerio de Salud, calcula que el mayor país de América Latina registra cerca de 1.04 millones de abortos anuales, lo que equivale a una interrupción intencional por cada cuatro embarazos.
La pesquisa, basada en datos recogidos entre 1992 y 2005, revela que las mujeres negras y mulatas tienen un riesgo relativo tres veces mayor que el de las blancas de morir por complicaciones en la interrupción voluntaria del embarazo, generalmente por hemorragias o infecciones.
Esta práctica, considerada crimen en Brasil y que puede ser penada con de uno a tres años de cárcel, se ha convertido en la tercera causa de muerte materna en el país.
“El acceso a la educación y a los anticonceptivos en las mujeres es fundamental para reducir este tipo de muertes”, explicó Leila Adessa, directora de Ipas Brasil, en una entrevista con corresponsales extranjeros.
Ipas Brasil es una organización cuyo objetivo principal es facilitar recursos a los profesionales sanitarios para que ofrezcan un tratamiento adecuado a mujeres internadas con problemas provocados por abortos clandestinos.
El aborto ilegal es “un problema de salud pública y tiene que ser enfrentado como tal por lo que sería interesante que los políticos promuevan un cambio en la legislación actual”, abogó Adessa.
En este sentido, el ministro brasileño de Salud, José Gomes Temporao, ha defendido en varias ocasiones la realización de un plebiscito para que los brasileños decidan si quieren o no legalizar el aborto.
El aborto es legal actualmente en Brasil en casos de violación, riesgo de vida para la madre o casos de fetos anencefálicos, pero hay proyectos de legisladores para ampliarlo a todo tipo de casos.