Salud y Sexualidad

La caries dental

Las estructuras dentales que han sido destruidas no se regeneran, sin embargo, el tratamiento puede detener el progreso de la caries dental con el fin de preservar el diente y evitar complicaciones

Uno de los grandes problemas en la dentadura es la caries, que a todos nos afecta en la vida y puede llegar a ser una experiencia realmente dolorosa.
Ésta se define como la destrucción de las estructuras duras de los dientes. La destrucción es causada por una bacteria (estreptococos) que interactúa con las partículas de comida que permanecen en la superficie de los dientes.
Factores de riesgo
La bacteria se alimenta de los azúcares de la comida produciendo ácidos. Estos ácidos y la bacteria se combinan para formar una sustancia pegajosa llamada placa. Los ácidos de la placa disuelven la superficie del esmalte del diente y crean orificios (cavidades), las cuales no suelen producir dolor hasta que crecen dentro del diente y destruyen el nervio y los vasos sanguíneos del mismo.
Si se deja sin tratamiento, se puede producir un absceso dental. La caries dental que no se trata, también destruye las estructuras internas del diente y finalmente causa la pérdida de éste.
Los factores de riesgo son muchos, entre ellos la mala higiene dental, una dieta con alto contenido de azúcares, desnutrición, que incluye deficiencias de vitaminas y minerales, y afecciones sistémicas como reflujo gástrico, entre otros elementos.
Los síntomas de la caries incluyen dientes sensibles al calor o al frío, molestias dentales al masticar, el obscurecimiento de la superficie dental (manchas negras, cafés, marrón), el mal aliento o sabor amargo, el dolor persistente e intenso en los dientes, además de los clásicos orificios o cavidades visibles en los dientes.
Tratamiento
Las estructuras dentales que han sido destruidas no se regeneran, sin embargo, el tratamiento puede detener el progreso de la caries dental con el fin de preservar el diente y evitar complicaciones.
En los dientes afectados, se elimina el material cariado con el uso de una fresa dental para reemplazarlo con un material reconstructivo como las aleaciones de plata, oro, porcelana y resina compuesta. Estos dos últimos materiales se asemejan a la apariencia natural del diente.
Las coronas se usan cuando la caries es muy grande y hay una estructura dental limitada, la cual puede ocasionar un diente debilitado. Las obturaciones grandes y la debilidad del diente aumentan el riesgo de ruptura del mismo. El área cariada o debilitada se elimina y se repara mediante la colocación de una cubierta o “tapa” (corona) sobre la parte del diente que queda. Dichas coronas suelen estar hechas de oro o porcelana mezclada con metal.
Prevención
Para prevenir malestares, lo principal es la prevención a través de la higiene dental apropiada. Ésta incluye:
* Lavarse los dientes con una pasta de flúor después de cada comida o al menos dos veces al día.
* Limpiar con hilo dental los dientes y encías diariamente.
* Visitar regularmente a su dentista (cada seis meses).
* Limpieza periódica por un profesional de dientes y encías (cada seis meses).
* Limitar la cantidad de azúcar que consume.
* Enjuagar su boca con agua después de comer dulce.
Dra. Georgina Soza
E-mail: gsoza22@hotmail.com
Teléfono 2773099