Salud y Sexualidad

El bebé a los seis meses

En los primeros tres meses, los bebés han completado su etapa de adaptación a su medio ambiente inmediato. En lo sucesivo ampliará sus horizontes y conocerá nuevas experiencias

A los seis meses llegó la hora de aprender a sentarse, a mantener erguida y firme su cabeza. Como su columna vertebral se ha fortalecido, podrá cambiar de posición boca arriba y boca abajo. Podrá sostener un juguete en cada mano, balbuceará y pronunciará algunas sílabas.
Son un sinnúmero de acciones las que podrá ejecutar el infante al cumplir los seis meses, señala Salvadora González, de los Grupos de Atención del Desarrollo Temprano del programa de Asociación Soya de Nicaragua (Soynica). A esta edad ya su cerebro habrá alcanzado el 50 por ciento de desarrollo y si ha sido alimentado con lactancia materna exclusiva, las posibilidades para un mayor aprendizaje y crecimiento en el futuro serán óptimas, refiere.
Después de los tres meses, a los bebés se les ejercitan los músculos de la espalda con movimientos suaves. Se les levanta y acuesta. Las manitas del menor se sostendrán en la del mayor, para la práctica de esta actividad. La conducta motora se verá fortalecida si los padres o adultos que atienden al menor ejecutan permanentemente en sus hogares los ejercicios que se enseñan en los Grupos-ADT, remarca Salvadora.
Aprendiendo a sentarse
El movimiento de brazos y piernas iniciado meses anteriores, continuará practicándose, encogiéndolos, cruzándolos y levantándolos suavemente. Sentado y apoyado entre cojines, los dedos del mayor se deslizarán sobre su espaldita, y una vez que se enderece se presionarán sus hombritos para reafirmar esta postura. La madre o instructora ayudará al bebé para que aprenda a sentarse, lo levantará suavemente hasta la posición de sentado y lo volverá a bajar.
El acostarlo de medio lado y moviéndolo de un lado para otro será un buen estímulo para que el niño cambie de posición de boca abajo a boca arriba. Para que logre la acción de sentarse, se orienta mantenerlo en esa posición por períodos cortos, apoyado en cojines y almohadas. Se reforzará esa actividad cargándolo sobre piernas o siempre sentado.
Los objetos con sonido y colores llamativos serán de gran ayuda, ya sea para identificar el sonido o bien para que intente moverse para asirlo. Un empujoncito cómplice del tutor, desde la cadera, ayudará a que termine ese giro.
La evaluación del aprendizaje en lo que compete a la conducta motora, arrojará que aprendió 100 por ciento si logra mantener su cabeza sin vacilación, vertical y firme, por más de dos segundos. Si se muestra timorato está en proceso. Aunque a los dos meses algunos menores empiezan a elevar el tronco y la cabeza, a los seis meses será un profesional apoyándose de manos y antebrazos.
Un indicador del logro del sentado es que el niño mantenga esa postura con apoyo, con cabeza y tronco erguidos al menos por cinco segundos. Para estimular el desarrollo de la conducta de coordinación en el rango de edades del cuarto al sexto mes, se le ofrecerán al pequeño objetos que pueda agarrar, manipular y llevárselos a la boca. Ojo con los objetos pequeños, puntiagudos y elaborados con productos tóxicos. Cuando objetos de estas características estén cerca del niño hay que retirarlos inmediatamente para prevenir accidentes.
Con sonajeros y chischiles
Los sonajeros, chischiles o pitos son recursos excelentes para que el niño adquiera agilidad en el movimiento de cabeza y ojos. Un ejercicio completo es presentar dos de estos objetos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Se sonará uno de ellos para que el bebé busque el objeto que da origen al sonido, y luego el otro para que haga lo mismo.
Todas las acciones se ejecutarán hablándole al bebé para ejercitarle en el lenguaje. Se le motivará usando palabras sencillas, cortas y con movimientos definidos. Hablarle de manera correcta, no con lo que llamamos comúnmente “chiquitonadas”.
Es probable que al entrar al séptimo mes demostrará un perfecto aprendizaje con el balbuceo “dada”, “ma-ma”. Si intenta hacerlo logrando producir sólo sonidos guturales, está en fase de proceso, pero si no logra ni lo uno ni lo otro, esté alerta, de manera que hay que seguirlo estimulando.
Asociación Soya de Nicaragua (Soynica)
De la entrada a La Fuente, cinco cuadras al sur, mano derecha.
htpp://www.soynica.org.ni
Email: soynica@soynica.org.ni
iec@soynica.org.ni