Salud y Sexualidad

Las vitaminas

Las vitaminas son importantes para la salud humana, pero su consumo debe ser balanceado, para los requerimientos necesarios

Las vitaminas son compuestos importantes para el organismo y, por tanto, su aporte en la dieta diaria es primordial. Estos complementos nutricionales no proporcionan energía directamente, sino que ayudan a convertir los alimentos en energía.
Es necesario conocer la clasificación de las mismas y las dosis correspondientes que se requieren para obtener sus beneficios.
Vitaminas denominadas hidrosolubles (B y C):
Pueden pasarse al agua a la hora de lavar o cocer los alimentos, de manera que por esa característica no aportan la cantidad que contenían inicialmente.
El almacenamiento de las mismas en el organismo es bajo o nulo. Esto hace que deban aportarse regularmente y sólo puede prescindirse de ellas por pocos días. Si la ingesta de este tipo de vitamina es excesiva, se puede excretar por la orina, de manera que, salvo que exista algún problema con los riñones, éstas no tienen efectos tóxicos.
Las vitaminas liposolubles (A, D, E y K):
Se disuelven en grasas y aceites, y como tal, se pueden almacenar en la grasa del cuerpo. Con un consumo suficiente y adecuado no es necesario su aporte regular. Al contrario, la ingesta en exceso es tóxica.
Consumo balanceado
Es probable que una buena alimentación sana y equilibrada garantice los requerimientos vitamínicos. La deficiencia de estos nutrientes atenta contra la salud y propicia enfermedades graves que podrían corregirse o evitarse con una nutrición balanceada. La carencia de vitaminas se llama hipovitaminosis y el exceso de algunas produce hipervitaminosis.
Los requerimientos diarios de vitaminas a veces pueden ser neutralizados o bloqueados por algunos estilos de vida que influyen en la mínima o nula asimilación, constituyéndose en enemigos de las vitaminas. Si es fumador, si consume mucha cafeína o alcohol, si practica una dieta vegetariana no controlada, si no consume alimentos frescos o padece de una delgadez extrema, atenta contra la obtención de las dosis diarias necesarias.
El consumo excesivo de alcohol, aparte de que sólo deja al organismo las llamadas calorías vacías --porque no aporta nutrientes-- causa la carencia de las vitaminas B1, B2, B3 y B6, así como de ácido fólico o B9.
La Vitamina C, debido a que interviene en los procesos de desintoxicación reaccionando con los tóxicos del tabaco, debe ser consumida por fumadores en aportes superiores, al igual que los que viven muy estresados o con tensión emocional, porque las glándulas suprarrenales segregan una mayor cantidad de adrenalina, que consume una gran cantidad de vitamina C.
Al ingerir azúcar blanca o productos azucarados, el organismo recurre a las reservas de vitamina B1 y minerales para metabolizarla. Los anticonceptivos femeninos (estrógenos) repercuten negativamente en la disponibilidad de la mayoría de las vitaminas. Los antibióticos y los laxantes destruyen la flora intestinal, por lo que se puede sufrir déficit de vitaminas K o B12.
Hay personas que toman diariamente suplementos vitamínicos sin saber si exceden las dosis recomendadas, ocasionando trastornos, en algunos casos, dolores de cabeza, falta de apetito, náuseas, caída del cabello. El abuso o consumo excesivo de vitaminas liposolubles es nocivo para la salud. Las hidrosolubles se excretan por la orina.
Asociación Soya de Nicaragua (Soynica)
De la entrada a La Fuente, cinco cuadras al sur, mano derecha.
htpp://www.soynica.org.ni
Email: soynica@soynica.org.ni
iec@soynica.org.ni