Salud y Sexualidad

La psicodanza

No pretende lograr que se baile a la perfección, sino la independencia física y emocional de quien la practica, además de otros beneficios

Continúa la lista de las terapias que aseguran la recuperación con base en prácticas que coordinan los estados psíquicos, físicos y emocionales de las personas con determinado padecimiento. Esta vez le corresponde a la psicodanza.
La licenciada Verónica Arana, especialista en psicodanza, nos explica que ésta contribuye al mejoramiento del cuerpo, tanto en su aspecto físico como emocional, gracias a su método integrador, como la intervención corporal y verbal a través de ejercicios, gestos, movimientos y danzas con música, tanto contemporánea como folclórica.
Según Arana, su método es más abierto que el utilizado en el psicoballet de Cuba, puesto que ella incluye más ritmos como el palo de mayo, merengue, salsa, entre otros.
La terapia fue reconocida por el Ministerio de Salud Pública de Cuba en 1973. Este método fue sometido a estudios para que el ministerio tuviera bases científicas para poder reconocerlo como terapia clínica en su sistema de salud.
Sus efectos
La psicodanza puede practicarse de los dos años de edad en adelante. Tanto un niño como un anciano pueden ser beneficiados. Trata diversos problemas como la timidez, la dependencia de los hijos hacia las madres, la hiperactividad, niños con Síndrome de Down, la parálisis cerebral, entre otros.
Debido a la variedad de enfermedades, esta terapia no tiene un tiempo estándar de tratamiento porque hay casos que duran más que otros. Los más tardados, según la especialista, son los relacionados con la parálisis cerebral. Sin embargo, durante nueve meses se espera que la persona esté curada.
Verónica Arana asegura que mucha gente que ha tomado esta terapia tiene una recuperación asombrosa y después de nueve meses la continúan, ya que no necesariamente uno debe padecer una enfermedad para recibir psicodanza. También sirve para elevar la autoestima, ya que se caracteriza por ser un método grupal y no individual.
Con niños especiales
En el caso de niños o adolescentes con Síndrome de Down, esta terapia los ayuda a ser más sociables, a expresarse libremente y a comunicarse mejor. Estos niños se caracterizan por la alegría que irradian y la disposición a la superación personal en las tareas inculcadas.
La terapeuta aclara que la danza dentro de esta terapia no es formar bailarines, sino personas que puedan autocontrolarse y solucionar los problemas por ellos mismos. Al comenzar el tratamiento, se empieza por calentar el cuerpo, luego habrá que bailar, incluso hablar y reír, agrega Arana.
Para en junio se espera que la Fundación de Psicodanza realice cursos gratuitos en los hogares de protección, y habrá una nueva localidad para atender casos especiales. Por ahora, la subsede de la Fundación, ubicada en León (Centro de Cuidados Especiales Guardabarranco), es la encargada de multiplicar los conocimientos que una vez Verónica Arana impartió a 16 madres con hijos con capacidades diferentes.
Para que el proyecto sea real, la especialista afirma que busca financiamiento y coordinación con la Alcaldía para que ésta subsidie los recibos de luz, agua y alquiler de la localidad, de esta manera no se le cobrará nada, “porque sé que tener hijos con esa serie de problemas es costoso y los tratamientos no están al alcance”.
La Fundación de Psicodanza
está ubicada en León, de la iglesia San José 4 abajo ½ al norte, a cargo de Jaqueline Romero.
Teléfono 315-2459.