Salud y Sexualidad

Aprendiendo a comer

La especialista aconseja a las mamás que la mejor edad para comenzar a suministrar alimentos sólidos al bebé es a los seis meses

La leche materna es la fórmula perfecta para la alimentación del niño desde el momento del nacimiento. Antes de cumplir los seis meses el bebé no necesita ningún otro producto. No obstante, a partir del medio año de vida requerirá ciertos nutrientes provenientes de otros alimentos, y también más calorías, afirma la licenciada María Gabriela Martínez, nutricionista de la Asociación Soya de Nicaragua-Soynica.
La especialista aconseja a las mamás que la mejor edad para comenzar a suministrar alimentos sólidos al bebé es a los seis meses, pues empezar antes “no es lo correcto”; no obstante, si el niño no se ha desarrollado mentalmente para comer es mejor esperar que cumpla los siete meses.
Anota que los niños nacen con un reflejo en la lengua que hace que empujen hacia afuera de la boca, lo que les impide usar la lengua para llevar las cosas desde la parte delantera hacia atrás. Si la madre trata de empujar la comida el pequeño se puede atragantar. Sin embargo, a los seis meses el reflejo ha desaparecido, comenta.
Hace hincapié en que además de los nuevos alimentos que recibirá el niño su alimentación debe complementarse con la leche materna, a satisfacción del niño, es decir, lo que quiera y cuando la desee.
La verdad del babeo
Aprovecha Martínez para hacer referencia al “babeo de las y los niños” alrededor de los cuatro meses, y comenta que la verdad de la saliva del bebé es que su estómago está preparando nuevas enzimas para digerir los alimentos sólidos que muy pronto degustará, es decir, a partir de los seis meses.
Gabriela remarca las exigencias de una excelente higiene en la introducción de alimentos sólidos, comenzando con los más elementales, como “el lavado de las manos, lo que debe ser extensivo también al pequeño”.
Los moguitos
Recalca Gabriela que tanto al preparar como al servir los alimentos, la mamá deberá tener las manos limpias, igual de limpias deberán estar el plato y la cuchara con la que el bebé degustará lo que comúnmente se denomina “moguitos”, que son verduras y frutas triturados finamente.
La madre procederá con sumo cuidado en esta nueva etapa del niño: debe aprender a darle alimentos blandos-sólidos; además, deberá revestirse de mucha paciencia y no debe inquietarse cuando su pequeño devuelva los moguitos con la lengua, indicó la nutricionista de Soynica.
Sobre este último tópico dice que al comienzo las y los bebés devuelven los moguitos porque están aprendiendo a saborear y a tragar alimentos sólidos. “Recordemos que ellos sólo han succionado en su etapa inicial el calostro de la madre, y luego la leche materna. La mamá necesita calma y dará cada tres días un nuevo alimento.
Los moguitos iniciales pueden ser de ayotitos tiernos y otras verduras, pero también se recomienda la ingesta de carnes, primordialmente de pollo. Al hacer referencia a este último alimento Gabriela señala que hay mitos como el que “las sopitas y calditos son lo mejor”, algo erróneo, porque el músculo de la carne es la materia prima para que los niños formen sus nuevos tejidos; “necesitan tragar la hebra de la carne finamente triturada o licuada; “las sopitas y caldos no construyen en tejidos”, relata la nutricionista.
Otros líquidos
Recuerda Gabriela que después de los seis meses llega también la hora de introducir agua y otros líquidos, anteriormente sólo se ha alimentado de la leche de su mamá, ni siquiera se le ha suministrado agua porque no la necesita, pero la requerirá de ahora en adelante, al igual que los fresquitos, que se elaborarán con agua hervida.
Es la hora también de introducir el vasito, dice Gabriela, quien no aconseja el uso de biberones en ninguna etapa de la vida del pequeño, porque estos además de otros efectos negativos deforman la boca de los menores.
Una merienda a las diez de la mañana basada en frutitas bien trituradas es indicada también para los bebés. Insiste Gabriela en que no se le dé alimentos envasados o enlatados, pero si la mamá opta por estos últimos debe tener cuidado en revisar la fecha de fabricación y de vencimiento.