Salud y Sexualidad

La resiliencia

Los estudios de resiliencia se basan en observaciones de personas que a pesar de criarse bajo influencias negativas, se mantienen inmune ante la adversidad

Si existe en los últimos 30 años un cambio importante en el abordaje que de la conducta humana hace la sicología, se debe, a mi juicio, a los estudios que en varios países del mundo se realizan de una capacidad propia de las niñas y niños, adolescentes, mujeres y hombres denominada resiliencia.
El término proviene de la física de los metales y traduce la capacidad que presentan algunos de resistir grandes esfuerzos y poder recuperarse sin perder sus propiedades.
Evitar lo que nos enferma
Durante muchos años el concepto de prevención, al cual se deben muchas de las acciones de planificación actuales en el campo de la salud en general y en especial en la salud mental, ha estado basado en el paradigma de Leavell y Clark, y obedece a lo que llamo una filosofía negativa del proceso.
El concepto de prevención tiene como principio paradigmático evitar aquello que nos debilita o enferma. Es a raíz de los estudios de resiliencia en el campo de la sicología que se introduce una nueva visión, que ha cobrado empuje y que vislumbro dará un enfoque integral al proceso de salud y enfermedad. ¡Será un cambio paradigmático!
Los estudios de resiliencia se basan en observaciones que seguro todos compartimos, y que por lo tanto son de fácil comprensión.
Muchos hemos visto personas que a pesar de criarse bajo influencias negativas se mantienen inmunes ante la adversidad.
Los que trabajamos día a día en el campo de la salud mental sin duda hemos apreciado historias de personas que han pasado múltiples calamidades, sin embargo muestran una gran sanidad psíquica.
Otras personas, sin embargo, se muestran afectadas a pesar de no presentar situaciones tan complejas.
Observamos algunos casos de hijos sobresalientes en sus estudios y exitosos en la vida en comparación con sus hermanos, a pesar que todos pasaron por la influencia de las mismas y graves dificultades familiares, económicas o sicosociales.
¿Qué establece estas diferencias?
La sicología se encuentra estudiando detenidamente lo que la resiliencia denomina “factores protectores”.
Éstos son un grupo de factores innatos, o sea, que vienen con la información genética o heredada, y otro grupo de factores individuales adquiridos socialmente que nos protegen contra la adversidad, nos hacen inmunes frente a la vertiginosa y compleja realidad pasada y actual de la vida.
Se plantea que la persona resiliente es capaz no sólo de tolerar y salir intacta de las situaciones adversas, sino también de crecer, de ser mejor después del evento adverso.
Basados en estos extraordinarios conceptos, estoy convencido de que el enfoque de la resiliencia modificará el paradigma actual de la prevención; se trata ahora de estimular desde etapas tempranas aquellos factores o elementos personales, familiares y comunitarios o socioculturales que nos hacen más fuertes, y no evitar los que nos debilitan.
Ese es el reto.
Doctor Carlos Fernández Tenreiro
Profesor de sicología de la UCA