Salud y Sexualidad

El desayuno

Si no tomamos la primera comida del día se disminuye el desempeño escolar en los niños y en adultos afecta el desempeño laboral

El desayuno constituye la manera saludable de comenzar el día, asegura Gabriela Martínez, nutricionista de la Asociación Soya de Nicaragua, Soynica, insistiendo en que todas las personas deben hacer el primer tiempo, sobre todo las y los menores, máxime cuando tienen que acudir a la escuela.
El desayuno es importante para todas las personas, pero los ancianos y los niños son los grupos más vulnerables, explica la especialista, quien destaca que un menor en ayunas está expuesto a afectar su rendimiento académico.

Romper el ayuno
El desayuno rompe con el ayuno de ocho a doce horas, recuperando las reservas de energía utilizadas mientras se duerme, aparte de que contribuye a restablecer las funciones del aparato digestivo, interrumpido al no ingerir alimentos, manifiesta Martínez.
En el período del sueño el cuerpo se ve obligado a usar las reservas internas de nutrientes y energías, ocasionando cambios metabólicos en el organismo, con la consecuente afectación del funcionamiento normal.
Haciendo hincapié en los menores, advierte, las consecuencias de que los niños y niñas no desayunen: “carecen de esa habilidad para recordar y utilizar información recién adquirida”; por otro lado, no tienen control de la atención, ni fluidez verbal, añade la nutricionista, al hacer la salvedad que trabajos científicos prestigiados confirman la afectación de esas tres funciones en los que omiten el desayuno.
En conclusión, el desayuno es sumamente importante, sin alimentos no habrá un adecuado crecimiento, no habrá energía para aprender, para comprender lo que enseñan los profesores. Los niños que no desayunan se atrasan mucho, padecen de desmayos y dolores de cabeza. El ayuno provoca intranquilidad, molestias, aburrimiento y desinterés, expuso la nutricionista.

Incentivar el buen hábito
Sugiere Martínez que para incentivar a los niños al buen hábito del desayuno se les puede invitar a hacer un programa o menú semanal con desayunos rápidos, sencillos y nutritivos. Hay que acostumbrar a los infantes a acostarse temprano para que se levanten con un espacio de tiempo que les permita desayunar antes de ir a la escuela. Acompañarles para motivarles a comer y hacer del desayuno un momento agradable.
Adicional al desayuno, Martínez recomienda que los niños --en caso de llevar merienda para la hora del recreo- lleven alimentos nutritivos como frutas de temporada y refrescos naturales, y evitar darles dinero para que no compren productos chatarra.

Ejemplos de desayuno:
a) Una tortilla, dos onzas de cuajada, un vaso de leche de soya con azúcar y una cucharada de extracto foliar.
b) Una rodaja de pan, una cucharada de jalea, un vaso de leche de soya con azúcar, una cucharada de extracto foliar y una mandarina.
c) Una tortilla o una rodaja de pan, una cucharada de gallopinto, un huevo frito con medio tomate y ¼ de cebolla (si hay), un vaso de soyavena (cereal de soya y avena) con azúcar, una cucharada de extracto foliar y una mandarina.
No se puede considerar un “desayuno” cualquier alimento o bebida ingerida previa al arribo a la escuela. De acuerdo con la contribución nutricional de esta comida, los desayunos se clasificaron en cuatro categorías:

a) Desayuno adecuado: cuando es un aporte de al menos 300 kilocalorías.
b) Desayuno inadecuado: menos de 300 kcal. y más de 150 kilocalorías.
c) Desayuno insuficiente: menos de 150 kilocalorías.

*Asociación Soya de Nicaragua
Soynica
De la entrada a La Fuente, 5 cuadras al sur, mano derecha.
htpp://www.soynica.org.ni
Email: soynica@soynica.org.ni
iec@soynica.org.ni