Salud y Sexualidad

El derrame cerebral

El encéfalo necesita mucho oxígeno, el que está en la sangre, pero cuando ese suministro falla la parte del cerebro que comanda cualquier función del cuerpo colapsa

En el ocaso u otoño de nuestra vida siempre podemos sufrir un derrame cerebral, un accidente cardiovascular o padecer de cáncer; sin embargo, poco sabemos de ello y poco nos protegemos.
El derrame cerebral se produce por la alteración de un flujo de sangre o coágulo en el encéfalo o cabeza que rompe o estrangula los vasos sanguíneos y la sangre se derrama en los tejidos cercanos.
El encéfalo necesita mucho oxígeno y ése lo lleva la sangre por medio de los vasos sanguíneos, por tanto, cuando ese suministro falla la parte del cerebro que comanda cualquier función del cuerpo colapsa.

Sus efectos
Se pueden ver afectadas las capacidades para moverse, hablar, pensar, memorizar, controlar la vejiga y los intestinos, comer, controlar las emociones y otras funciones vitales del cuerpo. Los derrames más graves pueden causar parálisis, pérdida del habla o incluso la muerte.
Los derramen más comunes son los isquémicos, que suceden cuando se obstruye una arteria ya sea por un coágulo local (trombótico) o por uno que viaja por las arterias (embólico).
Son más vulnerables las personas que tienen colesterol alto, presión arterial alta o diabetes. Los ataques embólicos se da en personas que tienen patologías cardíacas o han sido operados, y se dan, generalmente, sin previo aviso o malestar. También pueden ser una hemorragia por presión alta, entre otros padecimientos.
Los síntomas son: debilidad o entumecimientos repentinos de la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo. Confusión o dificultad para hablar o entender. Problemas súbitos de la vista, como visión borrosa o pérdida de visión en uno o ambos ojos. Mareos o problemas repentinos con el equilibrio o la coordinación. Problemas repentinos para moverse o caminar.
Otros síntomas son dolor de cabeza fuerte y repentino del que no se sabe la causa, así como náusea, vómito o fiebre repentinos que no se deban a una enfermedad vírica. Pérdida o cambio del estado de conciencia breve, como desvanecimiento, confusión, convulsiones o coma. No ignore las señales de aviso, aunque se le quiten, haga algo inmediatamente.

La rehabilitación
La rehabilitación del paciente que ha sufrido un derrame cerebral comienza durante la fase aguda del tratamiento. Cuando el estado del paciente mejora debe continuar con un programa de rehabilitación a largo plazo. Las perspectivas para los pacientes que han sufrido un derrame cerebral son hoy en día más alentadoras que nunca, debido a los avances que se han producido, tanto en el tratamiento como en la rehabilitación.
La rehabilitación después de un derrame cerebral funciona mejor cuando el paciente, su familia y los miembros del equipo de rehabilitación trabajan conjuntamente. Los familiares deben conocer las deficiencias e incapacidades causadas por el derrame cerebral y aprender a ayudar al paciente a conseguir la funcionalidad óptima.

Con Medicina Natural
La orientación personal y autoestima, la acupuntura, los masajes terapéuticos, la dieta, los ejercicios y la fisioterapia son esenciales para dinamizar al paciente.
Ayudan las plantas gotu kola, gingko biloba, ginseng, algas marinas, menta, salvia, mangle, damiana y romero.

TOME NOTA
La Clínica de Terapias Naturales y Spa ofrece consulta naturista y acupuntura; masajes y sauna; regulación de peso, orientación personal y productos. Infórmese sobre el curso: “Energías y Sanación”. Antiguo Cine Rex, 75 v lago. T. 244 2888 Cel: 861 7881 E-Mail: terapiasnat@yahoo.com