Salud y Sexualidad

Tabaco, alcohol, sedentarismo e impotencia

En congreso de urología, los especialistas presentaron diversos descubrimientos y adelantos técnicos referentes a la disfunción eréctil

Pekín / EFE
El tabaco, el alcohol, el creciente sedentarismo y la mala alimentación causan impotencia sexual a 200 millones de chinos, concluyeron los expertos en un congreso médico en el que el eminente doctor español Mariano Rosselló ofreció tecnología y su experiencia para combatir el problema en China.
Los afectados por la disfunción eréctil suponen un 15 por ciento de la población china, un porcentaje que también se da en Occidente pero que en el país asiático puede aumentar a medida que envejece su población, según señalaron los responsables de la delegación española que asiste a las conferencias médicas.

Otros aspectos tratados en congreso
El II Congreso de Urología y Andrología de Nankín (este de China), inaugurado el día 14 y clausurado el domingo, reunió a más de 300 especialistas médicos, principalmente asiáticos, pero en esta ocasión quiso contar con la asistencia del doctor Rosselló, uno de los mayores expertos europeos en cirugía del pene.
Rosselló, urólogo, andrólogo y director de centros especializados en Madrid y Palma de Mallorca, presentó su experiencia en las operaciones de implante de prótesis de pene, ya que es el médico que más intervenciones de este tipo ha practicado (más de mil) en Europa.

Rápido diagnóstico de la impotencia
El doctor español también presentó a sus colegas chinos el "rigidómetro de inflexión digital", un instrumento creado por su equipo médico y que permite un diagnóstico de la impotencia más rápido y menos molesto que los convencionales.
Con el aparato, el paciente puede comprobar en su propia casa, y en 20 minutos, el nivel de su disfunción eréctil, ayudando a decidir el tipo de tratamiento --cirugía o medicación-- que necesitará recibir.
El congreso estuvo presidido por el doctor Ying Luguo, profesor de Urología de la Universidad First Hospital de Pekín, y en él también se mostraron posibles aplicaciones de la medicina tradicional china para resolver la impotencia, un problema que aumenta a medida que lo hace la esperanza de vida en China.