Salud y Sexualidad

La amistad podría depender de los genes

Un estudio sugiere que el temperamento, guiado por el ADN, ayuda a decidir quién atrae a las personas

A medida que las personas maduran, los factores genéticos podrían influir intensamente sobre a quiénes eligen como amigos, según encuentra un estudio de los Estados Unidos.
El estudio, que fue publicado en la edición de agosto de la revista Archives of General Psychiatry, dio seguimiento a más de 1 mil 800 parejas de hombres gemelos desde la mitad de su niñez hasta el inicio de la adultez, entre 1998 y 2004.
“A medida que crecemos y salimos del ambiente del hogar, nuestro temperamento genéticamente influenciado se vuelve cada vez más importante para influir sobre los tipos de amigos con quienes nos gusta estar”, afirmó el Dr. Kenneth S. Kendler, autor principal y profesor de psiquiatría y genética humana de la Facultad de medicina de la Universidad estatal de Virginia, en Richmond.
Este tipo de investigación podría ayudar a mejorar la comprensión de quién podría estar en riesgo de abuso de sustancias en el futuro o de otras conductas de “externalización”, como trastorno de conducta y personalidad antisocial, apuntaron los investigadores.
Influencia de los genes
“El estudio muestra cómo influyen los factores genéticos y del ambiente familiar sobre las maneras cómo creamos nuestro ambiente social a medida que crecemos”, afirmó Kendler.
Anotó que “el camino desde los genes hasta las conductas de externalización, como el uso de drogas, y las conductas antisociales no es completamente directo o biológico. Una parte importante de esta vía tiene que ver con que la genética influye sobre nuestro propio ambiente social, lo que a su vez tiene un impacto sobre nuestro riesgo para una variedad de conductas desviadas”.
Los hallazgos del estudio “demuestran claramente que una comprensión completa de la vía desde los genes hasta las conductas antisociales, entre ellas el abuso de drogas, tiene que tener en cuenta la autoselección hacia ambientes desviados frente a ambientes benignos”, señaló Kendler.
“La influencia de los compañeros durante la adolescencia puede ser bastante poderosa, ya sea fomentando o disuadiendo las conductas desviadas. Los compañeros también dan acceso a las sustancias que se abusan”.