Salud y Sexualidad

La sensibilidad dental

Desde comer un dulce hasta la simple entrada del aire en la boca puede ser una molestia para muchas personas afectadas por su sensibilidad dental, la cual tiene diversas causas

Uno de los problemas clásicos de las personas que visitan al odontólogo es la sensibilidad dental, ésta se define como la tendencia de los dientes a reaccionar con dolor a diferentes estímulos.
Esta sensibilidad, dependiendo de los factores que estimulan la molestia en la dentadura, se puede clasificar en sensibilidad primaria y secundaria.
Sensibilidad primaria:
Sucede cuando los dientes reaccionan con dolor a estímulos térmicos (aire, frío y calor), mecánicos (acción del cepillo dental o al tacto) o químicos. Este dolor no puede explicarse como procedente de ningún tipo de enfermedad o defecto dental. Los pacientes refieren que cuando están platicando y sienten el aire les da una sensación de dentera, al igual que cuando han comido algunas frutas ácidas como los jocotes y mangos, muy típicos de esta temporada. Sin embargo, cuando éstos son evaluados en la consulta no presentan problemas dentales aunque sienten ese dolor en la dentadura.
¿Qué hacer?
Al paciente inmediatamente se le realiza una aplicación de flúor en el consultorio, limpieza dental (si amerita el caso) y se le recomienda utilizar en casa algunos productos desensibilizantes como son pastas dentales, enjuagues y geles que ayudan a controlar esta sensibilidad primaria. También se le recomienda eliminar temporalmente alimentos muy ácidos, así como evitar los cambios bruscos de temperatura en los dientes.
Sensibilidad secundaria:
Ocurre cuando en el diente o dientes se manifiesta dolor debido a la presencia de una enfermedad dentaria o a un defecto en la forma del diente. Entre éstos encontramos diversos ejemplos.
* Caries dental: la caries destruye la capa más superficial de los dientes (el esmalte) y puede causar como primer síntoma “dolor”.
* Enfermedad periodontal o enfermedad de las encías: cuando no se han cepillado bien los dientes y hay residuos de alimentos y placa bacteriana, las encías se enrojecen, se inflaman, sangran y una de las consecuencias de esto podría ser el dolor dental.
* Traumatismos: como su nombre lo dice, son los golpes y/o fracturas en los dientes que causan dolor dental y otras consecuencias.
* Regurgitaciones gástricas: es cuando los pacientes padecen de problemas gástricos como el reflujo, ya que los ácidos del estómago pueden afectar los dientes.
* Restauraciones antiguas: puentes y coronas viejas y desajustadas, entre otras cosas.

*Dra. Georgina Soza G.,
cirujano dentista
gsoza22@hotmail.com