Salud y Sexualidad

Adiós al sudor

Sudar, proceso fisiológico natural e indispensable, tiene muy mala fama, está mal visto socialmente, pero es bueno para depurar, eliminar toxinas y mantener constante la temperatura

EFE-Reportajes

El sudor es una secreción natural que tiene una función termorreguladora y depurativa, además de poseer un alto contenido en ácido láctico, urea y aminoácidos, principales factores naturales de hidratación, lo que ayuda a preservar la elasticidad de la piel.
Existen dos tipos de sudor: el térmico y el emocional. El primero se desencadena por el calor externo, debido a las altas temperaturas, o bien por calor interno que surge por la práctica de algún ejercicio físico o esfuerzo. El segundo, que se concentra en axilas y palmas de las manos, suele aparecer en momentos de estrés, preocupación o ansiedad.
Diferencias del sudor
Ni todos los olores son iguales ni todas las personas sudan de la misma manera. Cada individuo posee su propio olor, determinado por su herencia genética, el tipo de alimentación e incluso su estado de ánimo.
Después de varios años de investigación, el científico George Preti, químico del Centro Monell de Philadelphia consiguió delimitar el ingrediente principal del mal olor del sudor: el ácido “trimetil-hexenoico”.
El sudor es inoloro. Su degradación bacteriana en zonas mal ventiladas y abundante vello es lo que impide que el sudor se evapore y se produce el mal olor.

Así se combate el sudor
Una dieta sana y equilibrada ayuda a frenar el mal olor que produce el sudor. Los expertos recomiendan tomar verduras y frutas y reducir el consumo de carnes rojas.
También se debe de tener en cuenta que las prendas de fibra artificial y la ropa muy ceñida puede aumentar el flujo de sudor. Por eso, las personas con problemas de sudor deben optar por tejidos naturales y prendas amplias.
Desde la antigüedad, el hombre se ha preocupado por su olor corporal y ha intentado evitarlo con distintos tipos de ungüentos, perfumes, aceites y hierbas naturales.
Su objetivo principal era disimular el mal olor corporal y para ello utilizaban perfumes densos que en lugar de solucionar el problema lo aumentaban.
El primer desodorante data de 1888, desde entonces sus fórmulas y olores han evolucionado hasta solucionar el problema. Hoy, los desodorantes combinan tres acciones: combaten el mal olor, elimina la transpiración excesiva y aportan un ligero aroma que da sensación de limpieza.

¿Qué desodorante elijo?
El mercado ofrece gran variedad de productos para mantener la higiene epidérmica. La mayoría están elaborados con ingredientes que eliminan las bacterias indeseables y evitan que aparezca el mal olor.
Algunos incluyen talco en su fórmula para evitar la humedad. Antes de elegir, debe saber que son más idóneos los productos que no contienen alcohol, ya que reseca la piel y la deja desprotegida. Es preferible elegir un desodorante neutro, testado dermatológicamente o hipoalérgico.

Sudor masculino afrodisíaco
El sudor masculino funciona como un afrodisíaco para atraer al sexo opuesto, según un nuevo estudio elaborado por científicos de la Universidad de California en Berkeley.
Unos toques de “androstadienone”, la feromona que se encuentra en el sudor de los hombres y, como aditivo, en numerosos perfumes y lociones, bastan para incrementar los niveles de cortisol, una hormona relacionada con el estrés y también con el estímulo sexual en las mujeres, según este estudio.
Publicado en la revista “Journal of Neuroscience”, la investigación indica que los humanos, al igual que las ratas, las mariposas y las polillas, por ejemplo, segregan un olor que afecta al sexo opuesto.
“Ésta es la primera vez que alguien ha demostrado que se puede inducir un cambio en el nivel hormonal de las mujeres al inhalar un componente identificado del olor masculino”, dijo Claire Wyart, directora del estudio.
La investigación parte de otras anteriores realizadas por el Programa de Investigación Olfatoria de Berkeley, que demostró que el componente químico “androstadienone” puede cambiar el estado de ánimo y excitar a las mujeres.