Salud y Sexualidad

Amor y desamor

Hay momentos en que se crea una dependencia enfermiza de la persona amada, se llena de angustias de no verla, dudas, celos, la inquietud es tanta que llegamos a pensar que si ya la perdimos es mejor morir

Emocionalmente podemos ser afectados por muchas situaciones, tanto negativas como positivas. Así en el carácter sentimental estar enamorados es el mejor de los momentos que podemos vivir, y el peor es definitivamente el desamor, cuando la persona a quien amás deja de amarte, ya sea porque se disipó el sentimiento o porque se ha interesado en alguien más.
Amar es maravilloso, idílico, es la época de la poesía, de la música, vivir momentos a plenitud, es una de las épocas más sublimes que uno vive, y sólo los que se han enamorado alguna vez saben de lo que estoy hablando, y esto porque es sabido que no todas las personas se enamoran.

La angustia de amar
En este momento se crea una dependencia enfermiza de la persona amada, se llena de angustias si no logra verla, se crean dudas, vienen celos, hay tanta inquietud que llegamos a pensar que ya lo perdió y si esto sucede es mejor morir.
Fisiológicamente hay una respuesta a este estado, se transpira copiosamente, palpita el corazón de forma acelerada, con sólo recordar a esa persona se pierde el apetito, el sueño, y todo se transforma cuando aparece el ser amado.
Bueno, esto es el estado positivo del estar enamorado, y qué me dicen lo que se sufre cuando te dejan de amar, es muy doloroso, un golpe muy duro, triste, angustiante, es el estado de ‘cavanga’ y que muy a la ligera se le aconseja al doliente, que “ya se le pasará, que busque a otra, que un clavo saca otro clavo”.
Es una forma de querer ayudar pero no se le da la importancia que el caso amerita, es un duelo, es un sufrir, lo que más se desea es desaparecer.

Cuando te abandonan
Ya no se diga cuando la persona amada se ha ido con otra, esto sí que es cosa seria, quien no se para fuerte se derrumba, puede sucumbir y hacer cosas insólitas, que se hacen sólo estando bajo ese estado.
El tratamiento para una persona en una situación como ésta es como la de cualquier otro suceso difícil de pérdida, como es la muerte de un ser querido. La solución no es cambiando de país, esto no le ayudará en nada, más bien puede agravar las cosas, no es ridiculizándolo, tampoco es aconsejable que se hable mal de “su persona amada”.
Esto es un estrés, una alteración en lo físico, lo emocional lo espiritual, que hay que conocerlo para saberlo controlar. Es delicado y amerita ser tratado por un especialista de salud mental, psicóloga o psiquiatra, que le ayude a pasar el duelo y salir de la crisis.

Lic. LEDIA GUTIÉRREZ LANZAS
PSICÓLOGA CLÍNICA
CONSULTORIO PSICOLÓGICO “MENTE SANA”
REPARTO BELLO HORIZONTE B II 84
TELEFONOS 2490536 Y 8122460
E=lediagutierrez@cablenet.com.ni