Salud y Sexualidad

Celebración al cuerpo

La desnudez en el carnaval es sensualidad, no simplemente sexo

El Carnaval de Brasil se celebra en el periodo festivo que precede a la Cuaresma y tiene lugar cada año en Río de Janeiro.
Nació en el siglo XIX, pero hubo que esperar a que se aboliera la esclavitud en 1888, y sobre todo a la década de 1930 para que se convirtiera en fiesta popular.
Hoy es un verdadero signo de identidad brasileña. La fiesta actual se caracteriza por la suntuosidad de los disfraces multicolores y por una música con mucho ritmo, que hace bailar a todos los que la oyen. El placer sensual se celebra intensamente y el culto al cuerpo ocupa un lugar primordial en la ceremonia.

Excesos y perversidad
Desde hace varias décadas, el carnaval de Río de Janeiro no sólo es el más famoso, sino también el más intenso del mundo. Pero la mayor fiesta carioca plantea al gobierno brasileño las dificultades propias de los excesos y la permisividad.

En ese sentido, para frenar la diseminación del SIDA y reforzar la lucha contra el turismo sexual infantil, el Ministerio de la Salud lanzó la campaña ''Vístase, use siempre condón'', que prevé la entrega de más de 11 millones de preservativos en Río de Janeiro, Salvador y Recife durante el carnaval.
Y el impacto económico es gigantesco. A partir de las estimaciones totales de turistas en Brasil para todo el año, y del gasto promedio, se extrapola que en Río de Janeiro los visitantes de Carnaval podrían dejar unos $150 millones.

Brasileños indignados
Sin embargo, la noción de que soldados estadounidenses de licencia tras un tiempo en Irak consideren el Carnaval de Río como una fiesta de sexo, tiene a los brasileños indignados.
Pese a toda la carne desnuda, sudorosa, a la vista el sábado, con multitudes de personas bailando juntas en el primer día de carnaval en pleno, los brasileños dicen que el espectáculo no es acerca del sexo, sino una celebración del cuerpo, más cercana en espíritu a las Olimpiadas que a un bar nudista.
Los brasileños reaccionaron con indignación a reportes recientes de que soldados estadounidenses están considerando cada vez más a Río de Janeiro como un destino para recreación y descanso.

Turismo sexual
Aunque apenas se podía ver a soldados entre la muchedumbre, los brasileños se quejan acerca de aquellos que vienen mayormente por el turismo sexual, y las oportunidades para ello son abundantes en la playa de Copacabana.
Los brasileños dicen que los gringos están equivocados, que la desnudez en el carnaval es sensualidad, no simplemente sexo. Sí, las imágenes sexuales abundan en las escuelas de samba, y miles de personas bailan piel a piel en las aceras, pero la desnudez tiene una connotación diferente en Brasil que en muchos otros países.
"Aquí, la desnudez no lleva solamente a la sexualidad, sino también a la apreciación estética. Una mujer baila, pero no es pornografía. Es una experiencia colectiva de reconsideración de cuerpos, como en las Olimpiadas", dijo Roberto Da Matta, profesor retirado de sociología en la Universidad de Notre Dame y autor de Carnavales, Villanos y Héroes.

Tomado de www.amen-amen.net/especiales/carnaval/rio.htm