Salud y Sexualidad

Bacteria EDRM, un problema sin control

Según los expertos, si estas cepas se vuelven suficientemente fuertes como para adquirir carácter endémico fuera de los centros sanitarios, entrarán de forma inevitable en los hospitales

La bacteria EDRM (Estafilococo Dorado Resistente a la Meticilina) puede convertirse en un problema mundial, debido a las dificultades para controlarla, advierte un estudio publicado en la revista médica “The Lancet”.
Hasta el momento, la llamada “superbacteria” había infectado a algunos pacientes de los hospitales, pero un equipo de científicos de Holanda, Estados Unidos y Portugal ha detectado cepas virulentas fuera de los centros sanitarios.
Potencialmente explosivo
Según los expertos, si estas cepas se vuelven suficientemente fuertes como para adquirir carácter endémico fuera de los centros sanitarios entrarán de forma inevitable en los hospitales, donde su difusión es más fácil.
Entonces, “la situación del EDRM podría volverse potencialmente explosiva”, señalan los científicos en su estudio.
Para los investigadores, la incidencia de esta bacteria es global y su presencia está creciendo en todas partes, incluso en los países escandinavos en donde se han tomado las medidas más enérgicas para erradicarla.
Dos mil millones son portadores
Casi un tercio de los habitantes del mundo, unos dos mil millones de personas, son portadoras del estafilococo áureo, bacteria en la mayoría de los casos inofensiva que se aloja en la piel.
Sin embargo, los científicos señalan que algunas de esas personas, entre dos millones y 53 millones, llevan la EDRM, la variante que es resistente a la meticilina.
El modo de contagio de la bacteria es el contacto físico, aunque todavía la mayor parte de las infecciones por EDRM (MRSA en inglés) se producen en los hospitales, en donde las operaciones y los catéteres que se introducen en la piel son la vía de acceso más fácil.