Salud y Sexualidad

Infidelidad y sus complicaciones

Si bien una aventura amorosa extramatrimonial puede satisfacer el ego de un hombre, ésta crea una serie de situaciones nada agradables

En la vida en pareja, cuando se cae en sólo rutina y el amor se ahoga, o simplemente no hay compromiso, se tiende a caer en la infidelidad. Pero ésta no es ninguna ganga, pues requiere de cierta atención para la “otra” y peor cuando aquella es exigente.
Así, en la infidelidad, las complicaciones están presentes desde el inicio del romance porque...
* No puede exhibirla en público.
* La amante empieza a preguntar si hay vergüenza de que sus amistades la vean con él.
* Arrecian las discusiones sobre el lugar que ocupa la esposa en la vida de él.
* La amante empieza a exigir que él no regrese a la casa.
* Es posible que a él se le vaya el nombre de la amante delante de su mujer o viceversa.
La culpabilidad
En un intento de mitigar su sentimiento de culpabilidad, el esposo:
* Hablará frecuentemente sobre su mujer, ensalzando sus cualidades.
* Si la amante se resiente o le critica, él se volverá en su contra y hasta llegará a decirle que no vale nada, pues logró seducirla.
* Si la amante amenaza con abandonarle, él se excusa diciendo que está nervioso por la situación y termina echándole la culpa a su mujer, que a pesar de sus buenas actitudes, tiene otras tan malas que le están enloqueciendo.
El alcohol
* Como el esposo se siente culpable por lo que le está haciendo a su esposa y a su familia, bebe para eliminar ese sentimiento.
* También induce a su amante a beber con él para olvidar los aspectos más desagradables de su romance.
Casado y entre la espada y la pared
* Un hombre unido a una amante joven, alabará a su esposa por razones que nada tienen que ver con su conciencia.
* Siente que debe mantener el prestigio de su mujer ante los ojos de su amante, pero para destacar su masculinidad, hablará sutilmente de las relaciones sexuales con su esposa.
* Halagará a su amante por el ardor que posee, lamentándose de la rutina sexual que lleva en su casa.
* Así y todo, la amante se sentirá herida al escuchar los comentarios que no son tan ingenuos como parecen, pues en realidad son sádicos.
* Un hombre maduro que no funciona demasiado bien con su amante o que tiene miedo de no satisfacerla, afirmará que es muy potente con su esposa.
* Esto puede ser cierto, pues la relación con su mujer se desarrolla en un clima menos tenso. Pero lo más probable es que se sirva de esa explicación para embaucar a su amante, y que en realidad falle con las dos.
El papel de los celos
Los celos son crónicos y con frecuencia ocasionan escenas de gran violencia entre los amantes. Sobre todo los que experimenta el hombre casado que no quiere divorciarse de su esposa, por su amante, pues piensa que si tiene relaciones con él puede tenerlas con otro.
Estos celos alcanzan su grado máximo si él sospecha que un rival desea casarse con su amante.
Cuando faltan los estímulos
El esposo o la esposa que vive un matrimonio confortable, pero sin demasiados estímulos, tal vez vea en otra mujer o en otro hombre las cualidades y la personalidad que siempre deseó que tuviera su pareja. Aún en estos casos, lo cierto es que casi todas las aventuras amorosas, las que al principio parecen eternas e inolvidables, dejan un mal sabor en la vida de los que las viven.
Esperamos que este análisis te haya ayudado a ver más claro, si es que estás envuelto o a punto de envolverte en una relación de este tipo.