Salud y Sexualidad

La enfermedad periodontal

Ésta es la segunda enfermedad más común de la cavidad oral y puede causar coágulos e infarto al miocardio

Muy a menudo se presentan pacientes a nuestra clínica experimentando signos y síntomas en sus encías, tales como sangrado espontáneo o al cepillado, inflamación en sus encías, sabor metálico, mal olor bucal y muy pocas veces dolor.
Estos pacientes experimentan una afección muy común de las encías y huesos, llamada enfermedad periodontal (afección del tejido que soporta al diente). Ésta es la segunda enfermedad más común de la cavidad oral. Siendo la primera la caries dental.
La enfermedad periodontal es causada por la placa bacteriana, la cual es blanda y al no ser removida se calcifica, convirtiéndose en lo que conocemos como sarro o tártaro, lo que es imposible de remover con el cepillo dental.
El sarro está compuesto por bacterias, comida, saliva y hongos. Una vez que éste se encuentra adherido a la superficie del diente, las bacterias producen toxinas, llevando a la irritación del tejido que rodea a las piezas dentales, y de esta manera nos encontramos con lesiones muchas veces irreversibles causadas por la pérdida de hueso, como movilidad dentaria acentuada, infecciones y otros.
Puede tener complicaciones
En la mayoría de los casos los pacientes no experimentan ningún tipo de dolor. Regularmente las personas acuden al dentista hasta que sienten movilidad dentaria o dolor, y nos encontramos con la penosa situación de extraer las piezas dentales.
En 1998 unos dentistas de la ciudad de Philadelphia que se dedicaron por muchos años a la investigación de las enfermedades periodontales, publicaron en la revista USA TODAY un artículo acerca de la presencia de una bacteria en la placa dental que está asociada con enfermedades fatales, como endocarditis bacteriana, así como la formación de coágulos en la sangre, los que conducen a infartos cardiacos.
Este agente también puede provocar otras afecciones como: enfermedad obstructiva pulmonar crónica, riesgo de dar a luz a bebés prematuros, retrazo en el proceso de cicatrización en pacientes inmunodeprimidos.

Prevención ante todo
Si usted es una de esas personas que está padeciendo de alguno de los síntoma antes mencionado, pueda que este padeciendo de este mal, con un diagnóstico temprano se puede realizar un tratamiento sencillo y no costoso.
Para controlar la formación de este agente nocivo es muy importante mantener los dientes limpios con una técnica de cepillado adecuada por lo menos tres veces al día, el uso de hilo dental y, sobre todo, visitar al dentista cada seis u ocho meses para una limpieza dental, ya que para la remoción del sarro se requiere de instrumentos especiales y éstos casos sólo pueden ser tratados por un profesional.
Hoy en día contamos con técnicas y métodos para realizar los tratamientos sin dolor alguno y de esta forma devolver la salud bucal y evitar la pérdida dentaria, ya que es más caro perder un diente que reemplazarlo con un implante o un puente de porcelana.
La higiene bucal se debe hacer un hábito a edad temprana, así que los padres jugamos un papel muy importante en la educación a nuestros hijos de una buena higiene como una dieta adecuada.

Dr. Luis Fernando Mongalo.
lfmongalo@hotmail.com

xxxx