Salud y Sexualidad

Sexohoróscopo.


ARIES: En la mitología se habla de éxitos, fortaleza, heroísmo. Eso es Aries en todos los ámbitos, y ahorita que Marte se pasea por Géminis el éxito amoroso de Aries es reconocido por Vicente y toda la gente. Soltá las riendas eróticas, Aries.
TAURO: En las alturas del Olimpo Venus está relacionada, o más bien es la diosa del amor, la sensualidad y la belleza. Sus medios de acción son el encanto, la afectividad y la dominación por la persuasión, y el toro es la fortaleza, firmeza y tenacidad. Signo celoso por excelencia, también fiel. Es una combinación rara, la verdad es que habrá que hacer una pruebita
GÉMINIS: Mercurio o Hermes, patrón de los comerciantes, viajeros y oradores, regente de Géminis. También es el mensajero de los dioses, la astucia, la habilidad y diplomacia hace que este signo sea amorosamente escurridizo. Eróticamente son calientes en cualquier circunstancia, pero ¿hasta dónde llega su estabilidad? Sea como sea, gocen el momento.
CÁNCER: Simbolizando el lado femenino del espíritu, lo receptivo, oculto e intuitivo, Cáncer también es de los misterios del inconsciente, guardando relación con los grandes enigmas ancestrales, con la diosa egipcia Isis, con Artemisa de la luz nocturna y con la diosa hindú Maya. El símbolo de la ternura y el amor, lo que no quita que manifiesten frecuentemente su sexualidad.
LEO: En el tarot se le vincula al emperador, el mando, al rey que impone su autoridad simbolizando el dominio del mundo material, irradiando seguridad y plenitud. A estas alturas, en que faltan pocos días para que se les vaya el Sol, Mercurio está soltando toda su energía amorosa y utilizando su carisma sexual para conquistar y no pasar una noche solo.
VIRGO: Símbolo de, fortaleza de energía y vitalidad, contundencia lógica, salud e higiene, también regido por Mercurio, pero guardando bastante distancia de Géminis hasta en el elemento son diferentes. El domingo 19 les llega su regente, con el cuarto creciente se ilumina su panorama astral despejando el camino sentimental y fomentando las relaciones íntimas.
LIBRA: Es el signo de la justicia, de la ley, del Karma, de enfrentar el resultado de sus acciones personales, la necesidad de tomar el sendero correcto. Regidos por Venus, que cruza por una etapa incómoda, hoy la Luna les tira una soga de salvación para que no se hundan en el lago de la soledad y por lo menos pasen sus noches en completa armonía sexual.
ESCORPIO: Cobijado por una aureola de misterio y sexo, se relaciona con el dios Shiva, el que destruyendo construye, es el signo de la transformación, nunca del engaño. En el presente la Luna les llega del 18 al 20, que es cuarto creciente, por tanto además del sexo, hay mucha ternura y cariño. Aprovechá este fin de semana para estar armónicamente en pareja.
SAGITARIO: El signo de los cambios profundos, de los viajes largos, de la expansión, la suerte, la rueda de la fortuna, la cual está a favor del Arquero, pues Júpiter está directo. En la parte pasional la Luna les llega el 21 y los ilumina su clásica aura de conquistadores empedernidos. Felicidades Sagitario con suerte, fortuna y sumale amor.
CAPRICORNIO: La perseverancia, la tenacidad, la ambición de llegar a la cima, entre más alta, mejor; nadie los frena, pero sí se les puede acompañar, y si es así, es por largo rato, no les gusta andar cambiando de pareja. En estos momentos que Saturno está en Leo su pasión se visualiza a simple vista, por tanto no quieren estar solos ni un momento.
ACUARIO: El balance interior entre el consciente e inconsciente para hallar un centro de equilibrio personal fluido, potencial de armonía y cooperación. Independiente de que un dúo de planetas está ejerciendo una fuerte influencia retrógrada, vos te preparas cada día para pasarla bien en pareja, y hoy viernes se inicia un ciclo amoroso y erótico altamente provechoso.
PISCIS: Poder espiritual, el rey de los mares y del romanticismo, no hay término medio, todo o nada, abran paso a Piscis, viene a presentar sus cartas credenciales precedido del aura amorosa de éxito y dispuesto a sostenerla, incluso elevarla. El pescadito, hombre o macho, nunca pasa inadvertido, siempre atrae las miradas, tampoco se les olvida, con una noche de prueba suficiente.