Salud y Sexualidad

Las fuerzas del yin y del yang

El yin y yang es un concepto surgido de la filosofía oriental fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo

Mientras en Occidente los filósofos griegos discernían sobre la materia y la forma, y los cristianos más tarde sobre el cuerpo y el alma, los chinos elaboraron la teoría del yin y del yang, que marca la diferencia en el pensar entre Oriente y Occidente.
El yin y yang es un concepto surgido de la filosofía oriental fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales, opuestas pero complementarias, que se encuentran en todas las cosas.
Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia, y que a su vez existe dentro de ellos, deduciéndose de esto que nada existe en estado puro. Tampoco en absoluta quietud, si no en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista.
Origen
Este concepto probablemente tiene su origen en las antiguas religiones agrarias, y aunque existe en el confucionismo, es especialmente importante dentro del taoísmo. En el Dao De Jing sólo aparece una vez, pero todo el libro está lleno de ejemplos que lo explican. Los hexagramas del I Ching también están basados en esta teoría.
Principios
1. El yin y el yang son opuestos: todo tiene su opuesto, aunque éste no es absoluto, sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, el invierno se opone al verano, aunque un día de verano puede hacer frío y viceversa.
2. El yin y el yang son interdependientes: no puede existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día no puede existir sin la noche.
3. El yin y el yang pueden subdividirse a su vez en yin y yang.
Todo aspecto yin o yang puede subdividirse a su vez en yin y yang indefinidamente. Por ejemplo, un objeto puede estar caliente o frío, pero a su vez lo caliente puede estar ardiente o templado y lo frío, fresco o helado.
4. El yin y el yang se consumen y generan mutuamente: el yin y el yang forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. El desequilibrio no es sino algo circunstancial ya que cuando uno crece en exceso fuerza al otro a concentrarse, lo que a la larga provoca la transformación. Por ejemplo, el exceso de vapor en las nubes (yin) provoca la lluvia (yang).
5. El yin y el yang pueden transformarse en sus opuestos: la noche se transforma en día, lo cálido en frío, la vida en muerte. Sin embargo, esta transformación es relativa también. Por ejemplo, la noche se transforma en día, pero a su vez coexisten en lados opuestos de la tierra.
6. En el yin hay yang y en el yang hay yin: siempre hay un resto de cada uno de ellos en el otro, lo que conlleva que el absoluto se transforma en su contrario. Por ejemplo una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera.
Aplicaciones: la teoría del yin y del yang se puede usar para todo análisis y situación. Lo usamos cuando aplicamos la acupuntura y en el tratamiento de las enfermedades según las medicinas tradicionales asiáticas, en las que con frecuencia se contrarrestan determinados síntomas con tratamientos regidos por el concepto opuesto.
Por ejemplo, el enfriamiento, un síntoma yin, sería tratado con comidas calientes, que son yang; una crisis nerviosa, yang, sería tratada con comidas frías (como frutas), que son yin. Se usa asociada a los ocho principios de la conducción que dan, prácticamente, el diagnóstico para el tratamiento de las diferentes enfermedades.
La Clínica de Terapias Naturales le ofrece: consulta naturista y de acupuntura; masajes y sauna; regulación de peso, superación personal y balance de energías. Aún hay cupo y becas para estudiar Acupuntura y Medicina Natural. Antiguo cine Rex, 75 vrs al lago. Telf.: 244 2888 Cel.: 861 7881. E-mail: terapiasnat@yahoo.com