Salud y Sexualidad

El hierro

Hay que esmerarse en el suministro de este mineral a las niñas desde que comienzan a reglar, también a las embarazadas y a los menores de seis años

Uno de los minerales más importantes para la salud es el hierro. Lo utiliza el cuerpo humano para producir glóbulos rojos (hemoglobina), que transportan el oxígeno a todas las células del organismo. Se almacena además en la mioglobina, una proteína transportadora de oxígeno presente en los músculos.
La escasez de este mineral denominado hierro provoca anemia. Al igual que las vitaminas, es un micronutriente que está en los alimentos. Las cantidades diarias recomendadas se calculan en cantidades de milésimas y son muy importantes en la alimentación porque regulan las funciones del organismo y lo protege de enfermedades.
El hierro es abundante en las carnes rojas, los frijoles, las verduras de hojas verdes, el extracto foliar, en las semillas de ayotes, en nueces, en habas y lentejas, en granos integrales y otros alimentos; una dieta bien equilibrada suele proporcionar la cantidad adecuada del mineral.
La anemia
Un déficit de hierro por origen dietético o por una pérdida de sangre reduce la cantidad de hemoglobina del torrente sanguíneo. El oxígeno no puede ser transportado eficientemente a los tejidos y órganos a todo el organismo.
El trastorno resultante de esto se conoce como anemia por deficiencia de hierro. Cuando una persona tiene anemia manifiesta fatiga, dificultad respiratoria, palidez en la piel, problemas de concentración, vértigo, debilidad del sistema inmunitario y pérdida de energía. Diferentes factores pueden provocar anemia en una persona. Entre ellas, una dieta pobre, pérdida sanguínea abundante durante la menstruación, embarazo, quemaduras de alto grado, enfermedades renales, trastornos gastrointestinales y algunas medicinas. Ante una anemia por deficiencia de hierro, es aconsejable someterse a una evaluación médica completa para determinar las causas.
En nuestro país, las deficiencias de hierro en parte de la población son del 22.3 por ciento en las mujeres embarazadas y niñas, del 33.5 por ciento en niños menores de tres años. Si su dieta no tuviera como acompañante uno de los alimentos básicos como es el frijol, los índices serían más alarmantes.
Importancia del frijol
Cabe señalar que el hierro está contenido en los granos de frijol, y que no se crea, como es la tendencia popular, de que el hierro está en el caldo. No son pocas las amas de casas que pensando en nutrir mejor a la familia sólo ofrecen la sopa, desdeñando los granos. Es necesario saber que el caldo del frijol rojo contiene un colorante denominado tanino que interfiere en la absorción de hierro en el organismo. Entre más oscuro es el color del frijol cuenta con más tanino.
La especialista en nutrición, la licenciada Mirta James Jirón, de la Asociación Soya de Nicaragua, afirma que las y los responsables de la alimentación en las familias deben conocer la importancia del hierro. Hay que esmerarse en el suministro de este mineral a las niñas desde que comienzan a reglar y, primordialmente, en las embarazadas. Los menores de seis años necesitan también una alimentación rica en hierro, especialmente en los primeros dos años de vida.
En las recomendaciones, la nutricionista va más allá y escoge el frijol para elogiar sus bondades en hierro, porque es uno de los componentes principales de la dieta de los nicaragüenses. Sobre este particular dice que los frijoles tienen suficiente hierro. Recomienda que para aprovechar al máximo el mineral hay que acompañar la ingesta del grano con otro alimento que contenga vitamina C, por ejemplo, jugo de naranja, frutas cítricas frescas y crudas, ensaladas aderezadas con limón o naranja agria, cebolla, tomate y chiltomas frescas sin cocción.
La absorción del hierro de los frijoles es nula cuando se comen frijoles y al mismo tiempo toman café negro o bebidas carbonatadas de color negro, debido a que en sus componentes tienen sustancias que impiden la absorción del mineral, en su caso deben ingerirse dos horas después.