Salud y Sexualidad

La felicidad ya es nuestra

La felicidad es un estado mental, no un conjunto de circunstancias. Es un sentimiento de serenidad que podemos experimentar y disfrutar siempre

Ésta es una época en que todos hablamos de felicidad. En lo particular yo creo que todos los días debemos hacerlo, pero, ¿realmente existe la felicidad? Por supuesto que sí. Pero es lógico que al desconocerla no podamos disfrutarla.
La felicidad es un estado mental, no un conjunto de circunstancias. Es un sentimiento de serenidad que podemos experimentar y disfrutar siempre, y no algo que debemos buscar, obtenerla puede ser fácil, mantenerla es lo difícil.
En realidad, la felicidad nunca se puede encontrar “buscándola”, ya que estaríamos entendiendo que se encuentra fuera de nosotros.
Comprender nuestro funcionamiento
Cuando entendamos y aprendamos a fluir con nuestro propio funcionamiento psicológico, tendremos acceso a ese lugar de nuestro interior donde la serenidad ya existe.
Entonces podremos dejar de esforzarnos por ser felices y simplemente serlo, aun cuando nuestras circunstancias estén lejos de ser perfectas, podremos gozar de ese sentimiento de ‘llenura’.
La felicidad está en el momento presente aquí y ahora, es connatural al ser humano, se presenta cuando desviamos nuestra atención de los problemas y preocupaciones, y le permitimos a nuestra mente reposar, que no es ser indiferente, sino dejar que la mente reciba la información y la deje correr hasta que salga, sin análisis. Si recibimos así la información y los estímulos externos, podremos mantenernos en un estado emocional positivo y ser felices con las tareas que estamos realizando.
Todos tenemos momentos de felicidad, vivimos cosas maravillosas, logros que obtenemos y declaramos que esto nos hará felices, que son motivos para alcanzar esa plenitud, pero se nos esfuma casi sin darnos cuenta; dejamos que se nos escape, porque estamos condicionados para vivir en otra frecuencia y permitimos que nuestros pensamientos o situaciones nos la arrebaten.
Mientras queramos conservarla
Dejamos que las circunstancias tomen posesión y dominio de nuestra reino emocional, cuando debemos administrarlas de forma inteligente tomando el control de ellas, y esto sólo es posible cuando somos conscientes de que poseemos un caudal de emociones que, de desconocer su existencia y la forma de manejarlas, bastará una brisa para que nos la arrebaten y quedemos sin esa paz, sin ese reposo delicioso que provee la tan buscada y anhelada felicidad.
Esta dicha perdurará en nosotros en la medida en que nos decidamos a conservarla, es una elección personal, así que sólo es tomar la iniciativa y vivirla con una actitud positiva, desafiante y constante, la felicidad es atemporal.
LIC. LEDIA GUTIÈRREZ LANZAS
PSICÓLOGA
CONSULTORIO PSICOLÓGICO “MENTE SANA”
REPARTO BELLO HORIZONTE, B II 84
TELÉFONOS 2490536 y 8122460
E=lediagutierrez@cablenet.com.ni