Salud y Sexualidad

Insuficiencia Renal Crónica

Según la Asociación Nicaragüense por Insuficiencia Renal Crónica, un total de 2 mil 403 ex trabajadores de la agroindustria azucarera han muerto durante los últimos dos años

María Teresa Pérez

Un audiovisual de cinco minutos muestra los últimos momentos de Carlos Emilio Rico, quien se rindió frente a la muerte el 30 de diciembre de 2006. Sus fuerzas se extinguieron en un cuadro de Insuficiencia Renal Crónica, adquirido por la ingesta de agua contaminada con productos agroquímicos en los mantos acuíferos y usos de pesticidas como el nemagón.
Hoy este joven es uno más de las estadísticas que alienta la lucha de la Asociación Nicaragüense por Insuficiencia Renal Crónica “Domingo Téllez” (Anairc), pues según Carmen Ríos, Presidenta de la asociación, se registran en la actualidad 7 mil 620 ex trabajadores de la agroindustria azucarera afectados, dejando un total de 2 mil 403 muertos durante los últimos dos años, cifra que refleja un promedio de cuatro personas fallecidas diariamente.
La principal demanda de esta agrupación es que se atienda la enfermedad como tal, así mismo, han gestionado con las autoridades del Instituto de Seguridad Social (INSS), y hasta el momento han obtenido 2 mil 631 pensiones para los afectados y sus familias.

Insuficiencia Renal Crónica
Las causas de la Insuficiencia Renal Crónica son diversas y van desde hábitos inadecuados de alimentación, los cuales recaen en desnutrición, infecciones, hasta la exposición a productos químicos, explica el doctor Jorge Irías Ayala.
El riñón es el filtro que elimina todas las impurezas que nuestro organismo produce: tóxicos y desechos, continúa Irías Ayala.
Entre los tratamientos para esta enfermedad está la diálisis, la cual consiste en un intercambio de sustancias a través de una membrana, que a parte de limpiar la sangre de productos tóxicos puede también eliminar el sobrepeso producido por la retención de líquidos.
La hemodiálisis es otro de los procesos, con esta máquina se eliminan los fluidos sobrantes y residuos, del mismo modo se reincorpora la sangre limpia al organismo.
Un tercer tratamiento y el más delicado es el trasplante de riñón, pues éste debe tener compatibilidad sanguínea e inmunológica, siendo un proceso altamente costoso, imposible de costear por un obrero de la caña.