Salud y Sexualidad

Antioxidantes contra la vejez

Estos elementos nutricionales se encuentran en algunos alimentos comunes, los que se consumen sin conocer sus propiedades inmunoestimulantes

Botox, cremas y otros costosos tratamientos no están al alcance de cualquiera que desee disimular el paso de los años reflejado en el rostro y en la piel. Entonces, ¿por qué no probar con alimentos que contienen antioxidantes y que reducen interior y exteriormente el proceso de envejecimiento?
Como su nombre lo indica, los antioxidantes son componentes vitamínicos que equilibran la cantidad de oxidantes que dañan al organismo y lo vuelven susceptible a muchas enfermedades.
La gran tarea de los antioxidantes es contrarrestar a los responsables del proceso de envejecimiento: los radicales libres, átomos que provocan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud, debido a su capacidad de alterar los genes (el ADN). Los radicales libres se pueden adquirir a través de malos hábitos alimenticios, el estrés e infecciones.
Los médicos han encontrado tres antioxidantes eficaces y que están al alcance de la mayoría, éstos son las vitaminas A, E y C.
La Vitamina A
Agudiza la visión, además, los médicos la sugieren para la lactancia. Asimismo, ayuda a mantener dientes sanos, a la formación de tejidos blandos y óseos, y de las membranas mucosas y de la piel.
Se encuentra en la leche y sus derivados (cuajada, queso, crema), en los huevos, en el hígado y otras fuentes animales, así como en algunas frutas y verduras, como el melón, el brócoli, la calabaza, zanahoria, la toronja, el albaricoque, la espinaca y hortalizas.
La vitamina E
Resguarda el tejido corporal y ayuda a la formación de glóbulos rojos. Se encuentra en cereales de trigo o maíz, en algunas semillas, en aceites vegetales, en aceitunas y espárragos.
A esta vitamina le corresponde proteger la parte externa del cuerpo, es necesaria para la reproducción de tejidos en todas las partes del cuerpo.
La Vitamina C
Es indispensable utilizarla si en realidad queremos retrasar el envejecimiento, ya que la vitamina E ayuda a producir colágeno, a formar la piel, el tejido cicatricial, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. Además, es esencial para la cicatrización de heridas y para la reparación y mantenimiento de cartílagos, huesos y dientes.
Los alimentos que tienden a ser las mayores fuentes de vitamina C son: las frutas y jugos de cítricos, las fresas, los tomates, el brócoli, verduras de hojas verde, el tomate y la coliflor. Las frutas que la contienen en mayor cantidad son el mango, el repollo, los pimentones rojos, la frambuesa, los arándanos, la piña y el melón.
Según el doctor Julio Torres, del Centro de Medicina Biológica, todas las frutas y verduras contienen alguna cantidad considerable de antioxidantes, que a la vez ayudan a combatir el cáncer.
Para que los efectos sean eficaces, el médico recomienda comer las frutas con el estómago vacío y no después de otras comidas, como usualmente se hace. El mejor momento para hacerlo es durante la mañana. Si por cuestiones de tiempo no se puede preparar una ensalada de frutas o un jugo, a la hora del almuerzo hay que procurar comer un 70 por ciento de ensalada verde, de esta forma se llenan los requisitos antioxidantes.
Agradecemos la colaboración del Dr. Julio C. Torres
CENTRO DE MEDICINA BIOLÓGICA
Entrada principal de Reparto San Juan
TELF. 2709912