Salud y Sexualidad

¡Sedúcele!


Se la pasan genial en la cama, como demuestra el hecho de que él no pueda evitar soltar un sincero “¡Guau!” en cuanto acaban. Pero no debes dormirte en los laureles después del sexo. De hecho, tu comportamiento después sólo puede hacer que la cosa mejore ¡y mucho!

Halagos, siempre bien recibidos
Aunque tu chico no te haya hecho volar, dile que aprecias su enorme empeño. “No espero que me hagan la ola, pero sí una sonrisa o palabra de ánimo”, nos cuenta Mateo (27 años). Por si fuera poco, ofrecer detalles, como lo bien que ha empleado la lengua en el sexo oral, además de subirle el ego, le dará pistas a la hora de repetir las cosas que más te gustan.

Tómale una camiseta
El paseo que hay entre el dormitorio y el baño es suficiente para que un hombre se recupere y esté listo para volver a jugar –dice Guillermo, de 30 años-. Si ella se pone mi ropa después del sexo, mucho mejor.” Así que acepta el consejo. En cuanto él te vea ataviada con su camisa (o camiseta) cubriendo sólo lo imprescindible tendrá en mente una sola cosa: quitártela.

¿Una 0% free alcohol?
Mejor nada de alcohol antes de tener relaciones sexuales, aunque, bien pensado, tampoco sería una idea tan peregrina. En lugar de eso, levántate por un vaso de agua y pregúntale si le apetece uno. Es sólo un gesto de amabilidad pero, después de todo el derroche físico, estará agradecido de que le proporciones hidratación extra. “La primera vez que nos acostamos, mi chica se levantó sin decir palabra y volvió con dos vasos de agua –recuerda Miguel (26 años) –. Normalmente, soy yo el que me preocupo porque mi acompañante se sienta bien tras el sexo, de ahí que me parezca tan agradable que, para variar, lo haga ella.”

Hasta pronto...
No importa que te despidas con un abrazo después del sexo o simplemente hagas el ademán de volver a tu apartamento. Recuerda: si un chico al que prácticamente acabas de conocer no ve cerca el final de su ocasional intimidad, puede creer que le has montado una encerrona. “No lo puedo evitar, pero me agobia pensar que la chica espera de mí que me comporte como un novio formal después de acostarnos –explica Esteban, de 28 años-. Cuando una mujer menciona, aunque sólo sea de pasada, que debe irse, me relajo.” Dile bien clarito que tienes otras cosas que hacer y déjale con ganas de más.

Cosmohispano.com