Salud y Sexualidad

Envejecer más lentamente

Las células madre adultas van ganando importancia como fuente rejuvenecedora, ya que la ciencia se aproxima a una posible activación y regeneración de ésas

La medicina no se resigna a aceptar la vejez como destino inevitable, sino que se esfuerza por encontrar remedios cada vez más complicados para que el reloj biológico avance con menos rapidez.
El I Congreso Europeo sobre Medicina Rejuvenecedora, que se celebra hasta el 21 de octubre en Viena, reunió a los mejores expertos europeos para abordar diversos métodos que permitan prolongar la vida humana.
Reducir glucosa en la sangre
Se ha descubierto que un sobrepeso fuerte equivale a una condena a envejecer contrarreloj, proceso que se puede frenar reduciendo el nivel de glucosa en la sangre durante la noche.
Los investigadores han podido comprobar en mamíferos que una reducción del nivel de glucosa en la sangre surte un efecto benéfico contra el envejecimiento, declaró el endocrinólogo Johannes Huber, de la Clínica Universitaria de Viena, uno de los organizadores del congreso.
El nivel de glucosa alto aumenta también el riesgo de enfermar de cáncer, por lo que la medicina recomienda el método del “dinner cancelling”, lo que significa renunciar a la cena y no comer nada después de las cinco de la tarde.
También se desarrollan medicamentos para el mismo fin, los que contienen el receptor de esteroides PPAR para reducir el nivel de glucosa.
Investigan medida preventiva
Los investigadores estudian si algunos medicamentos administrados actualmente a pacientes que padecen de una diabetes ligera podrían ser útiles también como medida preventiva, para mantenerlos sanos.
También se discuten en el congreso las causas genéticas del envejecimiento, aunque los expertos no creen que empeore el estado de los propios genes, sino el de su “empaquetado”.
Explican que los daños genéticos se producen en forma de restos de metilo que quedan adheridos al ADN y que se pueden eliminar mediante una sustancia contenida en algunos tipos de té verde, aunque desgraciadamente no en todos.
El resveratrol
Los científicos sospechan el mismo efecto en la sustancia “resveratrol”, contenida en las uvas y el vino tinto, pero todavía no puede decirse con seguridad si el consumo de vino tinto puede considerarse como remedio sistemático a la vejez.
Según subrayó Huber a la prensa, beber demasiado vino tinto, por supuesto, no puede contribuir en ningún caso a mantenerse uno más sano.
Reina acuerdo entre los investigadores respecto a que las células madre adultas van ganando importancia como fuente rejuvenecedora, ya que la ciencia se aproxima a una posible activación y regeneración de esas células, a lo que pueden contribuir el deporte y ciertos medicamentos.
Pero aún faltan pruebas y se considera probable que la arteriosclerosis no sólo consiste en crear depósitos de lípido en las venas, sino que también implica una inflamación, proceso que podría ser fomentado por la adiposidad, opina Huber.