Salud y Sexualidad

Llueve

Como dice Arjona: “Después de un par de tequilas veremos qué es lo que pasa”

Vos calentás y no cumplís -- le dijo Diego a Julia.
- No es verdad.
- ¿Cuántas veces fuimos al cine?
- No sé, como un millón de veces.
- ¿Cuántas veces nos besamos?
- Como dos millones de veces.
- Entonces, ¿por qué nunca?
Julia no quiere entender, no le conviene, pero sabe que el Diego se refiere a las caricias, promesas y huidas para no llegar a ese momento.
- Es que quería que fuese especial.
- ¿Y lo fue?
- No, la verdad no.
- ¿Entonces?
- ¿Entonces qué?
- Vos sabés, está lloviendo.
- Como dice Arjona: “Después de un par de tequilas veremos qué es lo que pasa”.
Y fueron 2, 4, 12, perdieron la cuenta, Diego la tomó de la mano, caminaron bajo la lluvia, alguien cantó (o fue un delirio) “Cantando bajo la lluvia”, alguien bailó (o fue una alucinación) “Cantando bajo la lluvia).
Encontraron un césped, mojado, Julia decidió irse arriba, pues lo húmedo en la espalda nunca le ha gustado, pierde el ardor.
Él no aguantó la excitación y se despojó de toda la ropa, Julia estaba dispuesta hacer lo mismo cuando la lluvia cesó.
- Ya no -- dijo Julia.
- ¿Por qué? -- reclamó el hombre con el fusil al hombro.
- Sin lluvia no es tan romántico - -y se alejó rápidamente de ahí.
- Hija de... - -y no seguimos, ya que los improperios no son para menores.