Salud y Sexualidad

Sexo seguro

Conviene observar el cuerpo de la otra persona ante posibles indicios como sarpullido, llagas, irritación de la piel o secreción. Si hay algo sospechoso, no lo dude: evite las relaciones sexuales

EFE / Reportajes

No respetan sexo, condición social o nivel cultural y constituyen un problema de salud pública de primer orden a nivel mundial, ya que se calcula que cada año se producen en el mundo 250 millones de nuevos casos, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. Después de retroceder unos años, hay indicios de que están volviendo con fuerza: son las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).
Un grave problema que puede generar hacer sexo de manera incontrolada es contraer alguna ETS. La mayor parte de los portadores no saben que la tienen y, además, se contagian porque un alto porcentaje, quienes mantienen relaciones sexuales, no utilizan un método de protección o lo emplean inadecuadamente. Información y preservativo sigue siendo la mejores herramientas de prevención.

Repunte de casos
Las ETS son aquellas enfermedades que normalmente se transmiten o contagian durante el acto sexual. Aparecen por causa de virus, microbios, gérmenes y bacterias. Cuanto antes se realice su tratamiento, menor riesgo hay de que causen problemas permanentes, como la esterilidad. Las más comunes son: sífilis, gonorrea, infección por clamidias, herpes genital, SIDA, algunas hepatitis, verrugas genitales, tricomoniasis.
La mayoría de quienes las padecen, sobre todo jóvenes, ignoran que las tienen, lo cual además supone un riesgo importante de que sigan contagiándose.
“Incluso muchas de ellas nunca se llegan a diagnosticar. El problema es que para poder combatir la enfermedad es necesario tratar a la persona que la tiene y a su pareja para evitar que la infección se siga propagando”, señala el doctor José Antonio Varela, del Grupo Español para la Investigación de las Enfermedades de Transmisión Sexual.
Según este experto, “las ETS están siempre de actualidad porque somos seres sexuados y tenemos que expresar esa sexualidad mediante relaciones sexuales que no siempre se realizan en las mejores condiciones de seguridad”, pero además últimamente tienen muy preocupados a los expertos, debido a su posible rebrote.
“Después de un importante descenso en la incidencia de las ETS como la sífilis y gonorrea en Europa Occidental, se está viviendo un repunte en el número de casos en la mayoría de los países europeos”, según el especialista italiano Marco Cusini, de la Unidad de ITS de Milán. Las verrugas genitales son la patología viral más frecuente y las clamidias se han duplicado.

Falta de protección
Según, los especialistas una actitud responsable en las relaciones sexuales podría prevenir la mayoría de las ETS, pero alrededor de la mitad de los jóvenes no se protegen o lo hacen mal cuando practican el sexo.
Además, si bien el preservativo es el método más eficaz en la prevención de este tipo de infecciones, el 25 por ciento de las personas lo usan de forma incorrecta, lo que representa un riesgo de contagio.

Mejor prevenir que curar
Aunque la mayoría de las ETS pueden ser curadas, la mejor solución es la prevención. Los expertos coinciden en que el condón, tanto masculino como femenino, es el método más eficaz contra las ETS, ya que actúa como una barrera contra los gérmenes.
También es importante evitar cualquier contacto sexual con una persona con una ETS, hasta que esté curada.
Existen más de 30 diferentes tipos de ETS que te pueden afectar de un modo muy desagradable y que pueden evitarse tomando estas precauciones:

• Habla con tu compañero o compañera acerca de su pasado sexual y el uso de drogas.
• Observa cuidadosamente el cuerpo de la otra persona ante posibles indicios de una ETS: sarpullido, llagas, irritación de la piel o secreción. Si ves algo que te parezca sospechoso evita las relaciones sexuales.
• Al mantener relaciones sexuales por la vagina, la boca o el ano usa siempre preservativos de látex.
• Hazte un análisis de ETS cada vez que tengas un examen de salud.
Si mantienes relaciones sexuales con más de una persona deberías hacerte el análisis más a menudo, aún cuando no tengas síntomas.
• Aprende a reconocer los síntomas e indicios de los ETS. Cuando notes algo en tu cuerpo que te parezca sospechoso acude inmediatamente al médico.