Salud y Sexualidad

La familia y la personalidad

Los factores sociales tempranos tuvieron gran influencia en el niño que usted fue y en la persona que es

La importancia que tiene la familia de origen en el desarrollo de la personalidad ha sido un tema muy debatido en los últimos años.
La luz que representó el psicoanálisis a inicios de siglo XX nos permitió vislumbrar la importancia de este aspecto hasta ese momento oscuro y desconocido, sin embargo, a raíz de esto fueron los representantes de la conocida Escuela Culturalista quienes abrieron definitivamente el estudio de la trascendencia de los factores sociales, culturales y familiares en el desarrollo de nuestra personalidad.
En un extremo de esta carrera por un mayor conocimiento de lo humano, aparecen quienes ven la familia como causa y/o como solución a las diferentes manifestaciones de trastornos psicopatológicos o de enfermedad mental.
Al detenernos en los aspectos familiares durante el estudio de las personas que acuden a solicitar atención psiquiátrica o psicológica, hay cuestiones esenciales que debemos conocer. Ejemplo de esto es saber si fue bienvenido su nacimiento, o qué edad tenían sus padres al momento del embarazo, si estaban sanos física y emocionalmente, si existían problemas económicos, cuántas personas vivían en su hogar y si estuvo su mamá a su cuidado, entre otras cosas.
Estos factores sociales tempranos tuvieron gran influencia en el niño que usted fue y en la persona que es. Además, usted mismo influyó en su familia. Los sentimientos que sus padres experimentaron y las acciones que realizaron estuvieron influidos por el sexo, el temperamento, la salud y el orden en que usted nació.
La clase de familia en que creció probablemente fue muy diferente de la que existió una generación antes, y se espera que los cambios en la vida familiar sean mucho más profundos en el futuro.
Es posible que los bebés de hoy sólo tengan un hermano, sus madres trabajen fuera del hogar y sus padres se hallen más comprometidos en su vida que lo que estuvieron sus propios padres.
En la actualidad, un infante tiene entre un 40 y un 50 por ciento de probabilidad de crecer con un sólo padre, más a menudo con la madre, y quizá a causa del divorcio.
Estos cambios en la vida familiar están revolucionando la investigación acerca de la socialización (¿cómo aprenden los niños aquello que la cultura juzga adecuado?).
Las relaciones que se forman en la infancia determinan muchos de los patrones para la socialización temprana del niño. Anteriormente, las investigaciones sólo tenían en cuenta las relaciones que los infantes establecían con la madre; hoy se reconoce la importancia de las que establecen con el padre, los abuelos, los hermanos y otras personas que los cuidan. Asimismo, se tiene en cuenta cómo opera el sistema familiar en su totalidad.
Los lazos creados durante la infancia pueden determinar la capacidad para establecer relaciones en la vida.

Dr. Carlos Manuel Fernández.
Prof. Psicología UCA.
Especialista en Psiquiatría.
Atención a adolescentes y adultos.
Clínica Altamira D`Este, de la Vicky 2 cuadras a lago ½ arriba.
Casa 109. Teléfonos: 2-770209. Celular: 88- 27475.