Salud y Sexualidad

Impulsan suicidio de tumores

Científicos “engañan” a tumores cancerígenos administrándoles una ración de rutenio, de modo que las células cancerígenas quedan programadas para su autodestrucción

Una “maniobra de engaño” que introduce células de rutenio en los tumores cancerígenos para que se “suiciden” mejora las perspectivas de curación del carcinoma intestinal, informaron científicos de la Universidad de Viena.
El equipo de investigadores, encabezados por el químico y médico Bernhard Keppler, aseguró que el método funciona como un “caballo de Troya”, puesto que el rutenio se transporta a la célula a través de una proteína que normalmente sirve para el suministro de hierro.
Células programadas
Debido al crecimiento rápido y a su metabolismo acelerado, las células malignas del cáncer necesitan grandes cantidades de hierro.
Sin embargo, en vez de obtener esa sustancia, se les administra una ración de rutenio, la que surte efecto en los mitocondrios, la “centrales energéticas” de las células, de modo que quedan programadas para su “suicidio”.
El rutenio es un elemento químico de número atómico 44, situado en el grupo ocho de la tabla periódica de los elementos.
Efectos secundarios
Para reducir a un mínimo los efectos secundarios, los expertos han establecido un mecanismo de protección para las células sanas, de modo que el rutenio permanece inactivo cuando se aplica a éstas, mientras que en las células del cáncer llega a activarse debido a la falta de oxígeno provocada por el metabolismo acelerado.
Los investigadores del equipo de Keppler han elaborado terapias parecidas contra el cáncer de testículos y han obtenido los primeros éxitos en estudios clínicos para combatir el cáncer intestinal, según estos científicos.