Salud y Sexualidad

Yoga para la vista

Ejercicios para su casa y oficina que le ayudarán a relajarse y disfrutar de una vista descansada

Si usted pasa mucho tiempo frente a su computadora, probablemente sepa cuán agotador puede ser, tanto para sus ojos como para el resto de su cuerpo.
Al leer buscando comprender y aprender cosas nuevas, nuestra mente se esfuerza por aferrarse al nuevo conocimiento, y esto puede provocar cierta tensión mental. Si bien esto no implica una actividad física, nuestro cuerpo estará gastando gran cantidad de energía.
Sin embargo, podemos fortalecer los músculos del ojo y contrarrestar los efectos del cansancio si realizamos de forma frecuente los ejercicios adecuados.
1- Para empezar, será necesario relajarnos y dejar la mente en blanco. Recuéstese boca arriba, las palmas hacia arriba, las piernas extendidas y algo abiertas, los pies deben estar separados por la misma distancia que tiene de hombro a hombro, la espalda derecha, pero no rígida: recuerde que debe ser una postura que le resulte agradable.
2- Concentre su mirada hacia la punta de la nariz sin pestañar. Manténgase así todo el tiempo que pueda, luego podrá cerrar los ojos y relajarse. Hágalo dos veces más y tómese un descanso.
3- Otra vez sin pestañar, concéntrese en el área de su “tercer ojo”: entre las cejas y encima de la nariz. Una vez más, cierre los ojos y descanse. Concentrarse en un área que no puede ver puede resultar difícil e incómodo al principio, pero con práctica y tiempo comenzará a resultarle más fácil.
4- Sin mover la cabeza, fije ambos ojos en su hombro izquierdo, manteniéndose así todo el tiempo que pueda. Luego cierre los ojos y relájese. Repita el ejercicio con su hombro derecho.
5- Para terminar, apoye la palma de sus manos sobre sus ojos cerrados y tómese el tiempo que considere necesario para sentirse descansado.
La imaginación, el mejor remedio
1- Una vez más recuéstese boca arriba, las palmas hacia arriba, las piernas extendidas y algo abiertas, los pies deben estar separados por la misma distancia que tiene de hombro a hombro.
2- Cierre los ojos y respire profundamente. Sienta cómo el aire entra a sus pulmones e infla su estómago. Haga este ejercicio por unos minutos y sólo entonces vuelva a abrir los ojos.
3- Mire algún objeto del cuarto y cierre los ojos. Con los ojos cerrados, siga mirando ese objeto. Una vez que haya formado la figura en su mente, vuelva a hacerlo con otros objetos.
Este ejercicio ayuda a descansar y relajar sus ojos. También es bueno para el desarrollo de la concentración y el uso de la imaginación.
EJERCICIOS PARA LA OFICINA
1- Sentado en la silla, frente a su escritorio, acomódese de forma que su espalda esté recta. Cierre los ojos y apoye las palmas de sus manos en cada uno de ellos, sentirá cómo sus ojos comienzan a entibiarse y liberar tensión.
2- Deje caer las manos a los lados de su cuerpo, pero mantenga los ojos cerrados. Respire profundamente y deje salir el aire a medida que deja caer su cabeza hacia delante.
3- Una vez que tenga el mentón contra su pecho, haga balancear la cabeza de un lado a otro, como si sólo colgara de su cuello. Una vez que sienta el cuello relajado, haga círculos con sus hombros, hacia atrás y hacia delante.
4- Ahora, cierre los ojos con fuerza y eleve los hombros lo más que pueda. Respire profundamente manteniendo la postura por unos segundos y luego exhale y relaje todo el cuerpo. Haga este ejercicio varias veces.
5- Respire naturalmente mientras mira por 30 segundos un objeto que se encuentra lejos. Intente mantenerlo enfocado mientras pestañea varias veces. Luego enfoque otro objeto y haga el mismo ejercicio.
Tomado de www.enplenitud.com