Salud y Sexualidad

Amamantar

Esta forma de alimentación no sólo es la mejor forma de nutrir al bebé, sino que también crea un lazo más íntimo con la madre

Durante la primera semana de agosto se conmemora la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Cada año su lema destaca un aspecto de la lactancia natural. “Amamantar antes de la primera hora puede salvar vidas”, reza el mensaje de 2007. El Derecho Humano a una Alimentación Adecuada es un derecho fundamental. Ninguna riqueza material es comparable con una vida sana.
María Gabriela Martínez, nutricionista de la Asociación Soya de Nicaragua-Soynica, explica que la primera y única alimentación inicial por excelencia es la lactancia materna y enumera más de una veintena de ventajas que hacen de la leche materna el mejor alimento.
Por qué amamantar
En primer lugar, amamantar fortalece la relación afectiva entre la madre y el niño. Reduce la incidencia de muerte súbita del lactante. Garantiza un mejor desarrollo socioemocional y psicomotor del niño, así como un mejor crecimiento.
En un niño amamantado no sólo se reduce el riesgo de que éste padezca enfermedades, sino que también, si desafortunadamente llegaran éstas a atacarle, su recuperación es más rápida. La leche materna además previene la desnutrición y disminuye el riesgo de muerte de los bebés.
Algunas investigaciones revelan que si todos los menores fueran alimentados con leche materna se salvarían millón y medio de infantes en el mundo que mueren afectados por males como la diarrea y neumonía. Es una verdad también que los niños que se nutren con leche de su madre no sufrirán deformaciones en sus dientes o boca, y la frecuencia de caries dentales se reducirán, así como la necesidad de ortodoncia en un futuro.
La leche materna a su vez impide el desarrollo de gérmenes patógenos a nivel intestinal. Permite que el aparato digestivo se desarrolle con rapidez. Disminuye las posibilidades de cólicos del lactante y el riesgo de diarreas. No existe la preocupación de la escasez de fórmulas para situaciones de emergencia.
Más ventajas
Entre otras ventajas de la nutrición con leche materna figuran: disminución del riesgo de padecer cáncer infantil, diabetes, obesidad, infecciones del oído, enfermedades respiratorias y alérgicas, así como dermatitis del pañal. Otra bondad de la leche materna es el contenido de lactóferina que transporta el hierro y aumenta las defensas.
La madre se verá favorecida con la disminución de incidencia de cáncer de mama y de ovario. Se reduce el sangrado puerperal, y sufrirá menor riesgo de osteoporosis. Amamantar también reduce la depresión posparto y retarda el restablecimiento de la menstruación, alargando los nacimientos futuros.
Una madre que amamanta al bebé influirá notablemente en la educación de los otros hijos en la práctica de la lactancia materna y favorecerá a su realización en su rol de madre.
La leche materna, que dicho sea de paso es higiénica y estéril, tiene la composición ideal y todos los elementos nutritivos que necesita el bebé para su alimentación. La acción de amamantar es sumamente práctica y fácil de otorgar en el momento en que el bebé la requiera, tanto en viajes de día como de noche.
La lactancia materna ahorra tiempo y dinero porque no se invertirá en compras de leches u otros alimentos para el bebé. Desde el nacimiento hasta los seis meses, la lactancia materna será suficiente.
Todas esas ventajas enumeradas y otras que no se mencionan son suficientes razones para que las mujeres retomen la sana y sabia costumbre de amamantar, concluyó Gabriela Martínez, especialista en nutrición.
Asociación Soya de Nicaragua (Soynica)
De la entrada a La Fuente, cinco cuadras al sur, mano derecha.
htpp://www.soynica.org.ni
E-mail: soynica@soynica.org.ni