Salud y Sexualidad

Saborea tu desnudez

El único objetivo es mimarte a ti misma, sentirte libre sin nada que te oprima, mientras tu cuerpo descansa y deja a un lado los problemas cotidianos

Descubre todo lo que puedes hacer sola al quitarte la ropa. Sigue con cuidado los siguientes pasos y siéntete como Eva en el paraíso. Atrévete a reanimar tu energía y a ser feliz desnuda.
* 1. Ambiente acogedor: Nada contribuye más al ambiente que el cálido fulgor de las velas. Escoge unas con tu aroma favorito, algo suave e inspirador. Deja a un lado las fragancias fuertes. Agrega un toque de música a la escena, puede ser instrumental o no, lo importante es que te guste. ¿Rosas? porqué no, riega algunos pétalos alrededor de la cama y, si tienes, también en la bañera. Tú puedes tener una cita romántica contigo misma para desestrezarte.
* 2. Brinda por tu belleza: Te lo mereces, recuerda todo lo que hace tu cuerpo diariamente. Desde llevarte de un lado a otro y arreglar la casa, hasta subirse en tus tacones altos favoritos y bailar hasta el amanecer. Despacio, con una copa de champagne es suficiente para brindar por su cuerpo.
* 3. Tómate tu tiempo: No contestes el teléfono, no abras la puerta, apaga el televisor y todas las luces que puedan molestarte. Este es un ritual para ti, así que no escatimes en el tiempo. Bota el reloj a la basura, relájate y disfruta.
* 5. Esencias naturales: Luego del baño, deja que tu cuerpo se seque despacio, solo. La misión aún no ha terminado. En vez de ponerte una loción corporal, humecta tu piel con aceites y esencias naturales. Disfruta el aroma sobre tu figura.
* 6. Masaje de diosa: Cuando la piel está suave y resbaladiza es más agradable al tacto. Consiéntete a ti misma con un delicioso masaje y trátate con dulzura.
* 7. Piedras relajantes: Lo último en moda y spa son los masajes con piedras basálticas calientes sobre la piel. Combaten el dolor y ayudan a recuperar el sueño, además de revitalizar, iluminar la piel y relajar el cuerpo. Cuanto más oscura es la piedra, más tiempo retiene el calor.
* 8. Envuélvete en algo sedoso: Hay telas que se sienten fabulosas sobre la piel desnuda. Fibras delgadas y finas como la seda son perfectas por su suavidad. Ya sea ropa de dormir o sábanas. ¡Envuélvete en ella!
* 9. Hora de dormir: Ahora si, llegó el momento para “dormir como un bebé”. Hay que evitar acostarse demasiado tarde, lo cual dificulta que el descanso nocturno sea reparador, así como efectuar cenas copiosas, que dificultan la digestión, lo cual se traduce en un sueño agitado y poco profundo.
* 10. Practícalo: Este ritual al desnudo es como el dulce, no puedes dejarlo. Lo ideal es que le dediques un día al mes.