Salud y Sexualidad

La chistata en los niños

Una enfermedad común que es un simple ardor al orinar podría ocultar futuros padecimientos de gravedad

xspoveda@gmail.com

Seguramente alguna vez experimentó el deseo de orinar pero un dolor impedía que la orina se expulsara por completo. El intento era un fracaso total, por más que lo hacíamos, la orina salía gota por gota.
Si en los adultos es incómodo pasar mucho tiempo en el retrete hasta que la orina salga y el ardor se alivie, imagínense en los niños. Algunas personas acuden a los consejos de la abuela para lidiar con el malestar, aplicar sal en el ombligo parecía una solución fácil, pero no eficaz.
Infecciones en la vejiga
En medicina se le conoce como ‘disuria’, definiéndose como la emisión dificultosa y ardiente de la orina expulsada con mayor esfuerzo del que normalmente se hace. Esta enfermedad, producto de infecciones en el aparato urinario, podría ser una alarma para posibles enfermedades serias.
“Eso te pasa por orinar bajo el sol”, dicen algunas madres de familia cuando el menor le comenta sobre el ardor en sus partes y su impedimento de orinar. Pero el problema de la chistata, como se le conoce comúnmente, está relacionado con infecciones en la vejiga o en las vías urinarias; éste es un factor más agraviante que una simple asoleada.
Sin embargo, no se descarta que el cambio de temperatura tenga mucho que ver con la disuria. Según plantea la nefróloga Karmen Jiménez, los cambios bruscos que experimentamos tienen incidencias dentro de nuestro aparato urinario, “uno de los factores que la provoca --la disuria-- está relacionado con el ambiente. Cuando salimos de un lugar fresco a una desolación o viceversa, esto, según la nefróloga, por el sinnúmero de bacterias que no siendo naturalmente dañinas al experimentar el cambio de temperatura se tornan infecciosas, la causa”.
Asimismo, la doctora Jiménez afirma pueden afectar no sólo las bacterias que hay en nuestro cuerpo, sino que aquellas producto de la mala higiene resultan igual o más nocivas, generalmente las que se encuentran en las legumbres, pues “la mayoría de los vegetales son del campo, donde no hay un control de calidad”.
La especialista señala que la disuria o ‘chistata’ es provocada generalmente por una bacteria llamada escherichia o E. coli. Esta bacteria vive normalmente en el intestino del hombre; en los niños podría tener graves complicaciones renales, se contrae en carnes mal cocidas o al salir del baño sin lavarse las manos.
Sugerencias
Colocar sal en el ombligo no es una solución que los especialistas recomienden.
La nefróloga expresa que cuando un niño presenta ardor al orinar no se le debe medicar nada cuando en realidad no sabemos que está ocurriendo dentro de ellos. Los remedios caseros no son fieles ni recomendables. En estos casos se sugiere practicar un examen de orina y no tomarse a la ligera una enfermedad que podría provocar otras, “recalco que ésta es la primera manifestación de lo que podría ser una alerta para enfermedades más serias”.

Agradecimientos especiales para Karmen Jiménez Guido, Nefróloga.
Enfermedades del riñón, infecciones urinarias, nutrición. Telf. 2498138. Cel. 8658139