Salud y Sexualidad

Cuando el cuerpo habla

Cuando la mente está feliz, el cuerpo también lo está, y si el cuerpo está enfermo, la mente sufre alguna desarmonía, aunque el individuo mienta diciendo que está feliz

Durante siglos el ser humano ha querido saber y conocer de todo. Siempre ha buscado descifrar los idiomas de los antiguos para conocer su historia, intenta interpretar el lenguaje de los astros y conocer el venir y el devenir. Asimismo, quiere introducirse en el lenguaje de los animales para saber cómo se comunican, entre otras cosas, pero a pesar de conocer de todo, aún no se conoce bien a sí mismo.
Vive, goza, sufre, se reprime y se enferma, se sobrepone, se controla y sigue su lucha por conocer y conquistar más, aunque no se ha conquistado a sí mismo, y en tanta lucha se vuelve a enfermar.
Los avisos corporales
El cuerpo utiliza a la enfermedad como un lenguaje para decirnos que “la emoción no expresada por sí misma nos está haciendo sufrir”. ¿Qué será lo que nos quiere decir?
Thoward Dethlepsen y Rudiger Dalhke incursionaron en este terreno y en 1983 publicaron sus descubrimientos en un libro titulado “La Enfermedad como Camino”, obra que nos mostrará que muchas enfermedades crónicas testimonian emociones no resueltas.
Las investigaciones médicas posteriores aceptaron que, con frecuencia, el cuerpo se comporta como una “metáfora de su situación psicosocial”, refiriendo que dicho comportamiento es una variedad de las afecciones psicosomáticas.
Simbolismos
Los lenguajes simbólicos nos cuentan algo. Por ejemplo, si tenemos a alguien que come bien y toma vitaminas, pero sufre de anemia, se puede sospechar que, por alguna razón, algo en su vida no tiene atractivo.
En los hospitales tenemos muchos pacientes que sufrieron de infartos, producto de semanas y meses de serias preocupaciones, cuyos efectos tuvieron repercusiones familiares.
No olvido el caso de una paciente que se rehusaba a dejar una enfermiza relación de pareja, la cual le estaba haciendo daño. Cuando se decidió por una mejor manera de satisfacer sus necesidades de afecto soltó la dichosa relación de pareja y se vio libre de un estreñimiento que por meses la había fastidiado.
La explicación es clara: una gran cantidad de estreñidos se niegan a soltar relaciones, situaciones o recuerdos y, como reflejo, su intestino se niega a soltar los desechos.
Medicina alternativa
En las consultas de medicina alternativa se pone mucho énfasis en curar también lo psicosomático (medicina homeopática o terapia floral, por ejemplo). Cuando llega un enfermo y señala una localización corporal de su afección, inmediatamente se piensa en las posibles causas mentales de tal enfermedad, pues el cuerpo habla con su enfermedad sobre el problema que le molesta.
Tenemos mapas emocionales y mentales de zonas problemas del cuerpo y cuando el enfermo confirma, mediante una entrevista, que la situación vivida es la causante de la enfermedad, sabemos, entonces, qué dar y con qué curar.
Cuando los antiguos dijeron “mente sana en cuerpo sano” sabían a lo que se referían. Cuando la mente está feliz, el cuerpo también lo está, y si el cuerpo está enfermo, la mente sufre alguna desarmonía, aunque el individuo mienta diciendo que está feliz.
Cuando alguien asiste a nuestra consulta debemos intuir qué problemática lo llevó a sufrir así. Lo que se aconseja es asistir a una buena consulta de medicina alternativa y mantener en armonía el cuerpo y la mente.
Dr. Alfredo A. Ruiz P.
Atiende en la Clínica Monte Tabor, de la Upoli. / Tel. 249-4594.