Salud y Sexualidad

Prohibirán venta de esperma “fresco” por Internet

Primero todos los donantes tendrán que garantizar que su esperma ha sido sometido a análisis durante seis meses

El gobierno británico prohibirá la venta por Internet de esperma “fresco” de donantes anónimos, informó el dominical “The Independent on Sunday”.
Según el periódico, el ministerio de Sanidad publicará esta semana reglas por las que se obligará a los donantes a congelar su esperma durante seis meses, lo que permitirá detectar posibles virus, incluido el del Sida.
Esa medida de las autoridades obedece a las quejas de que las donaciones por Internet no están reguladas y algunas muestras, enviadas por mensajeros, son demasiado viejas o no corresponden a lo que necesitan las clientas.
Garantizar análisis
Las nuevas reglas, que entrarán en vigor el año próximo, significan, explica el dominical, que una mujer ya no podrá encargar esperma “fresco” por Internet.
Una fuente del ministerio de Sanidad dijo a “The Independent” que todos los donantes tendrán que garantizar que su esperma haya sido sometido a análisis durante seis meses, como ocurre ya en las clínicas de fertilidad y los bancos existentes.
Los seis meses son el período de incubación del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).
Los portales de Internet en los que se ofrece esperma cobran hasta tres mil euros, según sus responsables.
Servicio anónimo
Ese servicio anónimo ha ayudado a concebir a muchas mujeres solteras o lesbianas.
El cambio anunciado significa que los donantes perderán su derecho a mantenerse en el anonimato.
Desde que el gobierno británico introdujo las nuevas reglas para las clínicas de fertilidad ha habido una fuerte demanda de esperma “fresco” por Internet.
Las clínicas se venían quejando de sus dificultades para persuadir a los hombres para que donasen esperma después de que el gobierno revocase el derecho a mantener secreta su identidad.
Actualmente, los niños concebidos con ayuda de esperma donado a través de una clínica tienen derecho a contactar con el donante --su padre-- una vez cumplidos los dieciocho años, algo que no se aplica hasta ahora a las donaciones por Internet.