Salud y Sexualidad

Analgésicos contra la hiperplasia prostática

La hiperplasia prostática, que consiste principalmente en una inflamación permanente de esa glándula, puede causar trastornos urinarios, entre ellos la incontinencia

Los analgésicos, entre ellos la Aspirina, ayudan a evitar la hiperplasia prostática, además de combatir los dolores artríticos y los trastornos cardiovasculares, concluye un estudio divulgado por la revista “American Journal of Epidemiology”.
La hiperplasia prostática, que consiste principalmente en una inflamación permanente de esa glándula, puede causar trastornos urinarios, entre ellos la incontinencia.
Según urólogos de la Clínica Mayo, esos problemas se reducen en un 50 por ciento cuando el paciente consume con regularidad una dosis de analgésicos antiinflamatorios como Aspirina o Ibuprofen.
No recomendable para todos
“La relación entre el consumo de analgésicos y la reducción de la hiperplasia prostática benigna se ve fortalecida por la concordancia de los resultados del estudio”, en que se utilizó una muestra de 2 mil 447 hombres, señaló Jenny Sauver, epidemióloga e investigadora de la Clínica Mayo.
“No recomendamos una Aspirina a todo el mundo, pero si ya la está tomando regularmente por otras razones, nuestro estudio sugiere que hay otros beneficios”, dijo.
La hiperplasia prostática benigna aumenta con la edad y afecta a uno de cada cuatro hombres de entre 40 y 50 años y a casi la mitad de los que tienen entre 70 y 80 años.
La hiperplasia
“La presentación típica de una hiperplasia es cuando un hombre comienza a levantarse cinco veces en la noche a orinar y su esposa lo obliga a consultar a un urólogo”, según Michael Lieber, uno de los investigadores.
Lieber añadió que la frecuencia también aumenta durante el día, “lo cual incide negativamente en la calidad de vida de la persona”. Sin embargo, el urólogo advierte que no se debe recomendar el consumo de analgésicos para evitar la hiperplasia a partir exclusivamente de su estudio, y recomienda que otros lleven a cabo investigaciones más profundas.
Esto se debe a que los analgésicos pueden tener efectos secundarios, a veces graves, como las úlceras estomacales, agregó.
Especulación sobre resultados
Lieber también admitió que los científicos no saben a ciencia cierta de qué forma los componentes de los analgésicos actúan para impedir el crecimiento de la próstata.
Según Sauver, existen dos teorías.
Una especula que el analgésico impide el crecimiento de la próstata al favorecer la muerte celular.
La otra teoriza que reduce la inflamación en el grupo de órganos, incluida la próstata, que intervienen en la reproducción sexual y la evacuación de líquidos.