Salud y Sexualidad

Buenas y malas noticias sobre el VIH

Mundialmente, del total de personas que deberían recibir los antirretrovirales sólo un 24 por ciento los toma

Toronto / EFE
Aunque la XVI Conferencia Internacional sobre el Sida celebrada en Toronto ha constatado el progreso realizado en los últimos años contra la enfermedad, la reunión también ha dejado claro que quedan muchos problemas por solucionar.
En el capítulo de los avances sin duda uno de los más mencionados ha sido la constatación de que en el África subsahariana, la región más afectada por el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), el número de personas tratadas con antirretrovirales se ha multiplicado por 10 con respecto a hace tres años.
En total, más de un millón de personas en la región reciben el tratamiento, pero sólo un 63 por ciento de las personas que deberían estar tomando medicamentos lo hacen. Y a nivel mundial, la cifra de personas en tratamiento se reduce al 24 por ciento.
Prevención contra el VIH
Una de las buenas noticias de la cumbre ha sido la atención prestada a la prevención de la propagación del VIH y los avances que se prevén en el corto plazo en métodos, técnicas y productos para dificultar la transmisión del virus.
La realidad es que el uso de preservativos es mínimo en muchos países por la oposición de los hombres y la imposibilidad de las mujeres para imponerlo.
En Toronto, Clinton, Gates y el enviado especial de la ONU para el Sida en África, Stephen Lewis, han destacado los avances en el terreno de los microbicidas, cremas que las mujeres tendrán la libertad de utilizar a voluntad y que formarían una barrera para impedir la penetración del VIH.
Hay al menos 16 microbicidas en desarrollo, de ellos cinco en fase avanzada, y los primeros productos comerciales podrían estar disponibles dentro de cinco años.
Otra herramienta preventiva que se apunta es la circuncisión masculina. Un estudio realizado el año pasado señaló que la tasa de reducción de infecciones entre hombres circuncidados es del 60 por ciento.
Microbicida antes que una vacuna
Y por supuesto, la ansiada vacuna. Lewis está seguro que antes existirá un microbicida y después una vacuna.
La fecha no será antes de 2016, pero científicos y activistas repiten una y otra vez que es la única solución para que la epidemia desaparezca ya que no hay cura para el Sida.
Para obtener esa vacuna la clave puede pasar por aquellas personas que están infectadas con el VIH, pero no desarrollan Sida. Son una excepción, alrededor de 1 por cada 300 infectados.
La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard ha identificado a unas mil personas con estas características y ha anunciado que analizará su material genético para encontrar el origen de su inmunidad. Éstas son las buenas noticias. Las malas son tantas o más numerosas.
En primer lugar, el 76 por ciento de los enfermos que necesitan tratamiento en los países en desarrollo no recibe los medicamentos que salvarán sus vidas. El resultado es que el año pasado murieron 2,8 millones de personas a consecuencia de la enfermedad, un poco menos de 8 mil personas al día. En el mundo viven 40 millones de portadores del VIH.
Para encarar estos problemas serán necesarios 15 mil millones de dólares este año, y para 2010 la cifra se duplicará. Los países más ricos del mundo no están cumpliendo con las aportaciones prometidas para la lucha contra el Sida, lo que Lewis ha calificado de "traición".