Salud y Sexualidad

La calvicie por químicos

La calvicie no sólo es un efecto del envejecimiento y de herencia, también las prácticas ilícitas contra el cuero cabelludo tienen mucho que ver con la pérdida del pelo

Para cuidar su tasada cabellera, Leo usaba los productos más sofisticados. Lo quería voluptuoso, brillante y fuerte, y claro que lo tuvo, pero por muy poco tiempo.
Uno de los principales factores de la caída del pelo es el uso de diferentes productos que se emplean para mejorarlo. Sus componentes podrían provocar efectos secundarios y convertir las buenas expectativas en una cuita.
La idea arraigada de que el cabello se cae únicamente cuando llegamos a ancianos está descartada. Según la dermatóloga Karina Vélez Ubau, “puede producirse a cualquier edad, sin embargo suele predominar entre los 20 y los 40 años. Aunque el tipo de alopecia androgenética (calvicie), que predomina en los varones, suele aparecer desde los 20 años; las zonas más sensibles por el tipo de receptores androgénicos son la frontal y la occipital”
Existen diversos factores que propician la pérdida del cabello. Las alteraciones nerviosas (estrés) o emocionales, los fármacos, aunque parezca, extraño la inadecuada alimentación, el déficit de proteínas, hierro, biotina, vitamina A, zinc. Y las enfermedades sistémicas como las endocrinas, infecciones, lupus, factores genético–hereditarios. Los cambios hormonales, los productos químicos (tintes, alisados, permanentes), alteraciones del sistema inmunológico, etc.
Productos para el cabello y tintes
La doctora Karina afirma que “el empleo indiscriminado de la cosmética capilar, sobre todo por preparaciones de álcalis libres que disuelven la queratina del cabello, puede producir con frecuencia alteraciones cutaneopilosas que condicionan cada vez con mayor precocidad la caída del cabello en la mujer”.
Asimismo explica que los tintes “sólo dañan la apariencia del pelo, pero no el folículo, pero lo importante no es el tallo, que es lo que se ve, sino la raíz, que está clavada en el cuero cabelludo”.
Sin embargo, la doctora enfatiza que es recomendable evitar los tintes cuando existe caída del cabello, y en caso de utilizarlos, usar los que no lleven amoniacos ni oxidantes.
En caso de que se use agua oxigenada, poner mayor atención, puesto que “puede resecar el pelo, encogerlo, adelgazarlo, volverlo áspero y quebradizo o debilitarlo. Las puntas partidas son características de esto último, se debe a la resequedad por falta de sebo; los decolorantes también pueden hacer que el pelo se rompa en la parte media y se caiga”, asegura la dermatóloga.
Para prevenir
La dermatóloga Vélez recomienda a aquellas personas que sufren por la caída permanente del cabello realizar las siguientes indicaciones:
Para evitarlo, conviene elegir peines de dientes romos y cepillos de cerdas naturales, y no usarlos con el pelo mojado, sino una vez que se haya secado suavemente con una toalla; si se usan secadores de pelo hay que mantenerlos al menos a 15 cm de distancia de la cabeza.
La prevención es el mejor camino para evitar cualquier alteración física. Si la dieta es rica en vitaminas B, H o A, proteínas, seguramente el cuerpo tendrá mayor número de defensas para que la caída del pelo no se dé. Para esto son buenos los cereales y las legumbres verdes, el germen de trigo junto con los suplementos vitamínicos diarios, que son recomendables tras la consulta con el médico.

Tratamientos
Al igual que la mayoría de los casos, el tratamiento varía según la causa de la caída del cabello. Entre los más comunes:
* Lociones de Minoxidil al 2%-5%, aplicadas dos veces al día dando masajes suaves.
* tratamientos quirúrgicos como los mini-injertos.
* También se utilizan corticoides locales y sistémicos, acido retinoico, láser, entre otros.
En caso que la pérdida del cabello esté asociada con las sustancias del shampoo, crema o tinte, es recomendable utilizar productos a base de componentes naturales; el más recomendado por los naturistas es suelda con suelda, que a su vez contiene tres ingredientes que actúan como acondicionador, shampoo y rince. Este producto a base de plantas naturales está disponible en los centros naturistas y en farmacias.