Salud y Sexualidad

Arte erótico y pornografía

“El sexo vende”, comentó uno de los más de 100 delegados que se apiñaban en una pequeña pieza para un seminario titulado: “¿Dónde está el placer del sexo seguro?”

Toronto, Canadá / AFP
Lecciones de arte erótico, pornografía y lenguaje soez añaden “sabor” al foro global sobre Sida que se desarrolla en Toronto, con los activistas intentando convertir en “sexy” el sexo seguro.
Un taller sobre cómo encontrar el “punto G” femenino, una exhibición de trabajos artísticos y estudios que muestran que el sexo gratificante puede ser fundamental para detener el contagio del VIH han sido altamente populares en la 16ª Conferencia Internacional del Sida, en Toronto.
Cansados de fatalidad y pesimismo
“El sexo vende”, comentó uno de los más de 100 delegados que se apiñaban en una pequeña pieza para un seminario titulado: “¿Dónde está el placer del sexo seguro?”.
“La gente está cansada de escuchar sobre la fatalidad y el pesimismo del Sida. Este taller parecía divertido”, explicó otro.
Wendy Kerr trabaja en el Pleasure Project (Proyecto Placer), el que ha ayudado a los educadores en Camboya a romper las barreras de timidez para hablar sobre sexo y permitió a sacerdotes en Mozambique aconsejar a parejas a tener mejor sexo para que los maridos no busquen otras mujeres y corran menos riesgos de contraer VIH.
Veinticinco años de activismo contra el Sida han dejado de lado que “el sexo es diversión”, dijo Kerr. “El sexo seguro no tiene que ser aburrido”.
Su equipo enumeró a docenas de grupos en todo el mundo que promueven el Kama Sutra para enseñar a las prostitutas cómo satisfacer a los clientes sin penetración y otros trucos, y mostró a directores de cine británicos cómo usar condones en películas pornográficas “de una manera sexy”, dijo Kerr.
Un corto de 15 minutos exhibido en el taller enseñó a las mujeres cómo colocar condones en los penes con sus labios, y otros trucos sexuales.
“Si las personas se sienten bien en materia sexual, eso minimiza los riesgos (de contagiarse de enfermedades sexualmente transmisibles)”, dijo la activista Neha Patel.
Barreras culturales
Pero las barreras culturales y de lenguaje sobre la sexualidad en el sur y sudeste de Asia, donde estos temas son “tabúes”, con un fuerte énfasis en la moralidad, dificultan la prevención, indicó.
Los hombres a menudo se niegan a usar condones, porque reducen su placer, comentó un asistente masculino.
“La manera en la que piensan los hombres sobre los condones es una gran barrera”, admitió Wendy Kerr.
Lebogang Ramafoko, de la organización sin fines de lucro Soul City, en Sudáfrica, dijo que una encuesta realizada en mayo a cientos de hombres africanos mostró que buscan sexo temerario con mujeres que no son sus esposas, porque no osan hablar con sus esposas sobre sexo.
“Todos dijeron: ‘No puedo tener esta discusión sobre placer con mi esposa, sobre lo que me hace feliz y la experimentación’”, dijo Ramafoko. “Esta dificultad para hablar sobre sexo está alimentando el contagio del Sida”.