Salud y Sexualidad

El corazón ciega la razón

Cuando en la relación la pareja ya no significa nada, el amor dejó de existir, y no es sano pedirle amor e insistirle a alguien que ya no te aprecia

Depender de las emociones es caer en una trampa peligrosa, pues la razón queda aplazada en último término, ya que no somos capaces de ver con objetividad lo que está sucediendo a nuestro alrededor.
Generalmente esto sucede cuando se entrega todo sin esperar nada a cambio. Cuando se empieza a depender de otra persona y se convierte en esclava de la pasión, somos arrastradas o arrastrados por los sentimientos.
Cuando en la relación la pareja ya no significa nada, el amor dejó de existir. Es así aunque no se haya terminado la unión de convivencia cada vez más deteriorada.
Recordando el caso de una paciente, según ella su relación tenía muy buenas relaciones sexuales, aunque la comunicación languidecía cada día. El problema es que ninguno de los dos era capaz de ponerle fin. Esto aun cuando él sólo le demostraba desprecio, justificaciones banales, ausencia casi total, demostrando que ya no hay el más mínimo interés en el futuro como pareja.
Esta testarudez, o adicción a la persona, es lo que surge cuando el corazón ciega a la razón. No existe explicación de lo que le sucede a una persona cuando está bajo estos efectos.
En un caso traté de explicarle a ella: “¿Es que no te das cuenta que vos no sos importante para él, que existen otras prioridades donde vos no estás; que él tiene su vida, su mundo, mientras vos reclamas como pordioseando?
Cuando hay amor no hay excusas. Éste se debe cuidar, velar porque permanezca vivo, como la llama, “ardiendo”.
“Date cuenta que con todo esto él te está enviando un mensaje implícito, que significa que no quiere nada con vos, eso alimenta su ego. El amor no se limosnea, debés conectar la razón con el corazón. No podés vivir para otro, cuando él ya dejó de amarte.
Hay que tomar conciencia cuando el amor se esfumó. Debés levantar tu autoestima porque no podés morir por alguien que no te quiere, no tiene sentido si él no elige terminar con esto; te corresponde a vos dar un giro a tu vida y enrumbarte por un sendero más promisorio donde podás encontrarle sentido a tu existencia y con personas que te quieran.
Es un trabajo muy difícil de superar, pero ella ha logrado poco a poco caer en la realidad; el proceso es igual de doloroso como si se tratara de la adicción a una droga, pero antes de querer a alguien, debés quererte a vos misma.
Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas
Sicóloga Clínica
Consultorio Sicológico Mente Sana
Teléfonos 2490536 Y 8122460
e-lediagutierrez@cablenet.com.ni