Salud y Sexualidad

El virus del Papiloma Humano

Al menos 50 por ciento de las personas que han tenido experiencias sexuales tendrán el VPH en algún momento de sus vidas

Doren Roa

El VPH (Virus Papiloma Humano) es un virus de transmisión sexual. El contagio se da por medio del contacto genital (ya sea sexo vaginal o anal) o por el contacto de piel con piel.
Al menos 50 por ciento de las personas que han tenido experiencias sexuales tendrán el VPH en algún momento de sus vidas.
“Este virus pertenece a la familia de los papo virus y es una bisección de origen viral y de transmisión sexual. No tienen nada que ver factores como la mala higiene, el agua de la piscina ni nada parecido”, aclaró la doctora Julieta Alvarado, Ginecóloga.
No es nuevo
El VPH no es un virus nuevo, pero a pesar de esto muchas personas no saben de él. La mayoría de los infectados no presentan síntomas y el VPH puede desaparecer por acción del sistema inmunológico de la persona afectada sin causar daños a la salud.
Según información de la especialista, éste es un virus generalmente asintomático, es decir, “no presenta síntoma alguno y se detecta a través de un papanicolaou (PAP) seguido de una Colposcopía para confirmar la aparición del VPH”, detalló la doctora Alvarado.
Este último se realiza con el fin de que al paciente, aparte del virus, se le confirme la aparición de una lesión premaligna como el inicio de un cáncer uterino, el cual lo predispone el virus mismo. “Dicho virus, aparte de no causar dolor, ni picazón, ni sangrado e incomodidad a la hora de las relaciones sexuales; está catalogado como el precursor del cáncer cérvico uterino, confirmó la especialista.
Factores de riesgo
“Los factores de riesgo”, según la doctora, “son la promiscuidad sexual por parte del hombre o la mujer, actividad sexual a temprana edad, número de compañeros (as) sexual y a veces; los factores inmunológicos del paciente, ya que éste es un virus y estos siempre atacan a pacientes con las defensas bajas”, enfatizó la ginecóloga.
Añadió que “dentro de este maligno virus los que más atacan usualmente son el virus 16 y el virus 18, según su descripción. A la vez son los que dan la pauta cuando a la paciente se le diagnostica un cáncer”. Básicamente, en los exámenes de virología se ha determinado que ambos virus son los precursores de un cáncer cérvico uterino.
Hay otro tipo de virus que puede predisponer al VPH. Se trata del virus que se reporta como condilomas acuminados que pueden aparecer como una especie de cresta de gallo en los labios o entrada de la vagina y alrededor del ano. El VPH no se ve sólo microscópicamente, a través de una biopsia o colposcopio, que significa “colpo de vagina”, el cual es un aparato parecido al microscopio.
Mujeres y hombres con VPH
“Sin duda”, nos dice Alvarado, “y debido a que en la mujer son mas frecuentes las infecciones por la característica física, cilíndrica y rugosa de la vagina; es por ello que ésta es más susceptible y el traumatismo puede dar origen al virus”, explicó.
Por su parte, “para detectarle este virus al hombre se le realiza una peneoscopía y en su caso a veces no se detecta y no precisamente porque no lo tenga. Este estudio se hace propiamente en la uretra, por donde orina y sale el esperma. Ahí se realiza un “raspadito” o un exudado para ver si así se detecta el VPH”. Por ello, hombres y mujeres deben acudir al gineco-oncólogo para realizarse la colposcopía y así detectar el VPH.
El tratamiento contra el VHP
Detectado el VPH existen varias alternativas para su tratamiento, dependiendo del diagnóstico: si hay lesiones de alto o de bajo grado. Uno de ellos es la Crioterapia, la cual consiste en una quemadura con hielo.
Otra de las alternativas es el icono cervical, el láser, el bisturí y el asa térmica. “Pero hablando de medidas extremas, recurrimos a la extracción del útero, pero no es lo recomendado a menos que se trate de una mezcla de VPH más una neoplasia (tumor maligno) grado 3 y si la paciente ya tiene paridad satisfecha, pues se podría hacer”, precisó la ginecóloga. Luego de cualquiera de estos tratamientos, es necesario hacerse nuevamente el PAP para determinar si persiste el virus o ya se erradicó.