Salud y Sexualidad

Miomas uterinos: tumores benignos uterinos

Los miomas uterinos son sólo tumores benignos no cancerosos que se forman en la capa muscular del útero

El temor puede apoderarse de muchas mujeres cuando se les diagnostica un tumor en la matriz. Muchas veces lo relacionan con cáncer y temen una inminente cirugía.
Sin embargo, los miomas uterinos (también llamados leiomiomas o fibromas) son sólo tumores benignos no cancerosos que se forman en la capa muscular del útero llamada miometrio.
Sus síntomas: menstruaciones irregulares muy abundantes, dolores en el bajo vientre, aumento del volumen abdominal, hemorragias eventuales y anemias por pérdidas de sangre significativas. Incluso, existen pacientes que manifiestan dolor a la hora de tener relaciones sexuales.
De igual manera, los miomas pueden producir infertilidad o esterilidad, así como abortos espontáneos. Todos estos síntomas son motivos de consulta médica. Luego de realizar los exámenes pertinentes, se descubre el problema.
Este inconveniente es relativamente frecuente y, aunque también se presenta en mujeres jóvenes, se considera que, aproximadamente, una de cada tres mujeres, entre los 35 y 55 años, tiene un mioma.
Factores de riesgo
Uno de los factores de mayor riesgo es la obesidad, pues el exceso de grasa condiciona los mayores niveles de estrógenos. Con ello, se favorece la aparición de los miomas, ya que al parecer su desarrollo depende de los altos niveles de estrógenos. El porqué unas mujeres desarrollan miomas y otras no, parece depender de una predisposición genética y tener un útero sensible a la acción de los estrógenos elevados.
Su localización es variada y puede presentarse en la superficie del útero, en el grosor de su pared o en su interior, aunque a veces se presenta, simultáneamente, en todos estos sitios. Su diagnóstico se realiza con ultrasonido, método que nos permite ver su ubicación y tamaño.
Cuando los miomas crecen mucho pueden ocasionar, debido a la compresión:
- Problemas urinarios con dificultad, incontinencia por la presión o dolor.
- Estreñimiento crónico.
- Hemorroides.
No obstante, las posibilidades de que los miomas manifiesten estos síntomas es muy baja, pues, previo a ello, se necesita un crecimiento bastante significativo del tumor.
En el climaterio
Los miomas que aparecen durante el climaterio de la mujer tienden a reducirse aun sin tratamiento, pues la producción de estrógenos va disminuyendo. A pesar de ello, es bueno e importante controlarlos si se vuelven molestos y sangrantes.
Para el tratamiento de éstos, es primordial regular los niveles de estrógenos y todo el proceso mental, de ansiedad o estrés, ya que dicho estado contribuye negativamente.
Ante tal situación el tratamiento homeopático (el cual establece un verdadero equilibrio a nivel funcional y mental) ha sido verdaderamente efectivo como una opción fiable para su resolución. La asociación de homeopatía con terapia neural (inyecciones de procaína - anestésico local) en lugares específicos de acupuntura me ha funcionado exitosamente.

La Dra. María José Ulmos
Atiende en la Clínica Monte Tabor – Upoli
Tel. 249-4594