Salud y Sexualidad

Ser humano genera "cannabinoides"

Los efectos positivos del cannabis han sido comprobados en el pasado por pacientes de SIDA, de esclerosis múltiple y otras enfermedades, pero hasta hace poco comenzaron a descifrar su impacto

Viena/ EFE
Las sustancias cannabinoides creadas por el propio cuerpo humano podrían abrir nuevas posibilidades de tratamiento para enfermedades como el Alzheimer o la esclerosis múltiple, señalaron varios expertos reunidos en un congreso científico europeo en Viena.
Los científicos explicaron durante el V Foro Europeo de Investigadores de Neurociencia, que se celebra en esta capital hasta el 12 de julio, que el cuerpo humano produce sustancias similares al componente activo del cannabis.
Producidas de forma natural
Los cannabinoides son unas moléculas presentes en la planta 'cannabis sativa', que también son producidas de forma natural por el cuerpo humano y que pueden ser transformadas en el laboratorio.
Estas sustancias actúan sobre el cerebro aumentando o disminuyendo la actividad de las células que registran el dolor, las que mueven los músculos o las que producen el apetito, entre otras.
El cannabis natural ya fue aplicado hace cerca de cuatro mil años como analgésico por un cirujano chino, y en el siglo XVIII un médico irlandés lo usó con éxito contra la migraña. Entre 1900 y 1936 dos preparados de cannabis estuvieron en el mercado en EU, explicó Michael Walker, de la Universidad de Indiana.
Los efectos positivos del cannabis han sido comprobados en el pasado por pacientes de SIDA, de esclerosis múltiple y otras enfermedades, pero los biólogos hasta hace poco no habían comenzado a descifrar su impacto.
Primer medicamento
Recientemente, la farmacéutica Sanofi Aventis puso en el mercado el primer medicamento que surte el mismo efecto que el cannabis natural en el sistema cerebral y en la médula ósea.
Los expertos atribuyen al nuevo fármaco, conocido con el nombre de "Rimonabant", un efecto positivo para los que quieren adelgazar o para abandonar el hábito del tabaco.
David Becker, del Instituto UCL de Neurología londinense, realizó experimentos con ratones en los que había provocado artificialmente una enfermedad parecida a la esclerosis múltiple en el hombre.
Subrayó en el congreso que hasta ahora se procuraba frenar el proceso autoinmune y la inflamación del sistema central nervioso de esos pacientes, lo que ayuda a impedir los ataques agudos de la esclerosis múltiple.
Pero cuando el estado del paciente empeora en una fase tardía de la enfermedad, los medicamentos comunes ya no funcionan, y entonces hay que combatir, ante todo, la muerte de células cerebrales estimulando los receptores de cannabinoides I, lo que Becker consiguió en los ratones.
El científico logró proteger las células nerviosas a través del sistema propio de producción de cannabinoides, y los animales, aunque seguían sufriendo brotes de la enfermedad, se recuperaban más rápidamente.
Contra el Alzheimer
Un efecto parecido parece posible en el tratamiento del Alzheimer, aunque ahí es decisivo el empleo de la sustancia en una fase inicial, mientras que la aplicación tardía puede empeorar incluso la enfermedad.
Además, los investigadores informaron sobre la posibilidad de combatir los ataques de epilepsia activando los receptores de cannabinoides en el cerebro.
No obstante, señalaron que no hace falta recurrir al cannabis natural como medicamento, sino que bastaría con inhibir la reducción de los cannabinoides propios del organismo o estimular los receptores mediante imitaciones del cannabis.