Salud y Sexualidad

Mojarse en la ropa

Muchos niños y niñas en edad escolar todavía se orinan sobre la ropa, y en ocasiones los culpables son los padres.

¡Qué malcriadez! Es suficiente. Sos un cochino. ¿No te da pena?, si ya estás grande. Ya no vuelvo a salir con vos. Seguramente muchos padres fuera o dentro de la casa han dicho alguna vez esas frases cuando se han enterado de que su hijo se ha orinado sobre la ropa. Lo que desconocen es que quizá los niños son los menos responsables de la vergüenza que hacen pasar.
El fenómeno en los niños entre los 5 y 7 años se origina desde los primeros meses de vida, por el perfeccionismo de la madre para el infante.
Posibles razones
Según los médicos, sucede que muchas madres someten a sus hijos a estrictos horarios. Tal hora es para comer, ésta para ver televisión y aquella para dormir. Otra posible razón que causa la emisión involuntaria de la orina está fuera de las manos de los padres, porque podría estar vinculado a incapacidades de autocontrol provocadas por disfunciones del organismo. Lo que le causa preocupación o vergüenza se le llama enuresis, generalmente dada en varones.
Según la definición del sitio viatusalud.com, la enuresis se define como la pérdida involuntaria de orina durante el sueño en niños mayores de cuatro años, sin que exista ninguna alteración orgánica del aparato urinario. Afecta al 15-20% de los niños de cinco años; al 5% de 10 años y al 1% de 15 años.
Algunos pediatras no catalogan como enfermedad este tipo de conductas, porque lo consideran una parte involuntaria del organismo de los niños. Sin embargo, se concuerda que los padres deben poner mayor atención, porque los factores que inciden en ese tipo de actitudes pueden no desaparecer si no se tratan.
Varios factores
De igual forma la enuresis puede ser provocada por múltiples etiologías que implican factores filológicos, metabólicos, anatómicos e incluso neurológicos, como el trastorno convulsivo.
Desde el punto de vista urológico, la incapacidad de controlar a la orina tiene su origen en el mal desarrollo de la vejiga. “Un niño puede ir creciendo, llega a los cinco años y su vejiga es del tamaño de uno de seis meses”, afirma el doctor Oscar Espino, de la Clínica Urológica.
Agrega que este tipo de enfermedad se da comúnmente en niños de dos años. Aunque los padres hagan que el niño por fin pueda controlar sus esfínteres, incluso al llegar a ser adultos, una que otra noche podría hacerse pipí en la cama.
El tratamiento
Para aliviar la enuresis los pediatras emplean dos tipos de tratamiento: el farmacéutico, el cual consiste en brindar medicamentos que regulen la producción de orina, entre otros. Los medicamentos deben ser recomendados por especialistas que determinarán los más apropiado.
En segundo lugar están los tratamientos no farmacéuticos encaminadnos a las terapias de apoyo emocional, de motivación, al igual que dispositivos de alarmas contra el problema.

*Agradecimientos al doctor Oscar Espino (Tel. 2662253) por su colaboración.