Salud y Sexualidad

Festival alcanzó su “clímax”

La cinematografía habla sobre desordenes afectivos y sexo

AFP / Toronto
El festival de cine de Toronto alcanzó el clímax esta semana con los estrenos de "Young People Fucking" (Jóvenes copulando) y "Lars and the Real Girl", en la que Ryan Gosling se enamora de una muñeca inflable.
En este melodrama cómico subido de tono, que será estrenado en noviembre, Gosling es un solitario e iluso Lars Lindstrom que encuentra solaz en el cariño imaginario de un alma gemela sintética llamada Bianca.
Lo más sorprendente es que la gente de su pueblo, que quiere verlo formando una familia con una buena esposa, la acepta, pese a sus temores de que la pareja se haya conocido por Internet.
Así, Bianca va a jugar al bowling, inicia una carrera de modelaje y cena con la familia del otrora solitario Lars.

Vínculo afectivo con la muñeca
En una conferencia de prensa, el actor de 27 años con éxitos como "The Believer" (2001) y "Half Nelson" (2006) en su haber, bromeó al describir el trato recibido por su coprotagonista durante la filmación: "Rían todo lo que quieran, pero los desafío a pasar 20 minutos en presencia de Bianca y a no enamorarse".
Su propio vínculo con la heroína plástica se volvió tan fuerte –aseguró-- que se quedó con uno de los dos maniquíes usados en la película, lo que no agradó a su novia, Rachel McAdams.
En la película, del director Craig Gillespie, actúan también Emily Mortimer, Paul Schneider, Kelli Garner y Patricia Clarkson.

Jóvenes copulando
En tanto, en el otro extremo de la ciudad, los jóvenes realizadores canadienses Aaron Abrams y Martin Gero celebraron el estreno de su primera película, "Young People Fucking" (Jóvenes copulando), en un club de 'swingers'.
El público en el festival de Toronto aplaudió la comedia romántica sobre cuatro parejas y un trío: dos viejos amigos que tienen sexo luego de relaciones fracasadas, la primera cita entre un veterano jugador y una mujer más joven, una pareja que se cita tras una ruptura, una pareja atrapada en la rutina doméstica y dos compañeros de habitación que se odian pero quieren dejar de lado sus diferencias para acostarse con la hermosa Inez (Natalie Lisinska).
"Estos días existe toda esa obligación de tener relaciones y sexo seguro y todas esas cosas", dijo Aaron Abrams, que escribió el guión junto al director Martin Gero, al Toronto Star.
"La gente intenta separar amor y sexo, y simplemente decir '¡Quiero divertirme! Voy a tomar control de mi propia sexualidad'. Y eso trae sus propios problemas, que creo que nuestra película intenta discutir", agregó.
Pese a su nombre, el filme tiene muchas menos escenas de sexo que "Lust, Caution" (Cuidado, lujuria), del laureado taiwanés Ang Lee. Unos 30 minutos de sexo explícito y algo de violencia fueron recortados del filme de Lee, que ganó la semana pasada el León de Oro en la Mostra del Cine de Venecia y fue presentado esta semana en Toronto, previo a su estreno en China.