Salud y Sexualidad

Sexo al final del embarazo no acelera el parto

La mitad de las mujeres reportó haber tenido relaciones sexuales durante las semanas finales de su embarazo, un número mayor que en estudios anteriores

Tener relaciones sexuales en las últimas semanas de embarazo no acelera el parto, como asegura el mito popular, según una nueva investigación estadounidense publicada en la revista especializada Obstetrics and Gynecology.
“Las pacientes podrán seguir escuchando el viejo dicho de las abuelas de que las relaciones sexuales aceleran el parto, pero según estos datos, no seguirán oyendo eso de la comunidad médica”, dijo Jonathan Schaffir, autor del estudio publicado en la edición de junio de esta revista médica.
La investigación de Schaffir, obstetra en el Centro Médico de la Universidad del Estado de Ohio (OSU, norte), examinó a 93 mujeres con embarazos de bajo riesgo.
Comprobando la creencia
La mitad de las mujeres reportó haber tenido relaciones sexuales durante las semanas finales de su embarazo, un número mayor que en estudios anteriores.
Las que practicaron sexo durante las últimas semanas de gestación tuvieron a sus bebés a las 39.9 semanas en promedio, en comparación con las 39.3 semanas promedio de las mujeres que se abstuvieron de mantener actividad sexual en ese período.
El cuello del útero fue examinado en cada consulta médica, para comprobar si la actividad sexual tenía un efecto de “maduración”.
Sin correlación
Schaffir no encontró ninguna correlación entre la frecuencia de las relaciones sexuales y la dilatación del cuello del útero.
La falta de cambios en el cuello del útero entre las mujeres sexualmente activas, sumado a que no se presentaron diferencias en las fechas de parto entre los dos grupos, sugiere que la relaciones sexuales no tienen un efecto que induzca al parto, dijo Schaffir en una declaración.
El estudio fue realizado en el Centro Médico de la OSU entre julio de 2004 y julio de 2005. Los dos grupos de mujeres estudiadas no diferían significativamente en términos de edad, peso o embarazos previos.